El presidente de Caja Segovia, Atilano Soto, mantuvo este miércoles su propuesta de alcanzar alianzas estratégicas con otras entidades de ahorro, tanto de la región como de fuera de ellas. Soto dijo que se sigue trabajando en lograr una “alternativa de integración que parte de una alianza regional y que podría sumarse a un proyecto extrarregional para alcanzar una dimensión que nos fortalezca”.

El objetivo es colocar a las cajas de ahorro “en una posición de fortaleza y pujanza, de modo que logremos mejorar nuestras posiciones intrarregionales y las extrarregionales”, según dijo.

Por ello no descartó sumarse al proyecto Banca Cívica, del que podrían formar parte Caja Burgos con Caja Navarra y CajaCanarias. Sin embargo, el deseo de la entidad burgalesa es sumar a este Sistema Institucional de Protección (SIP) o fusión virtual, a las cajas de Segovia y de Ávila con el fin de incrementar la presencia de Castilla y León en la propuesta, una vez que se descartó la fusión de Caja Burgos con Caja España y Caja Duero.

El presidente segoviano mantuvo que Caja Segovia y Caja Ávila van “de la mano” en este proceso. “Las integraciones o fusiones o consolidaciones extrarregionales son importantes y pensamos con razonable actitud que hay que trabajar desde dentro, como se está haciendo y como creo que es posible”. “En este momento tenemos una posición desde Caja Ávila y Caja Segovia que nos gustaría que fuera tenida en cuenta”, agregó.

Sobre las declaraciones del presidente de Caja Burgos, José María Arribas, criticando la falta de respuestas del presidente de la caja segoviana, Atilano Soto apuntó que Caja Segovia ha escuchado en varias ocasiones a su homólogo burgalés. “Le hemos oído diversas veces y no hemos tomado posiciones dogmáticas porque queríamos hacerle saber que había otras alternativas importantes”, explicó.

En esta partida de naipes en el que no se descubren las cartas se juega el resultado del Consejo de Administración que Caja Burgos celebra mañana para analizar su incorporación al SIP impulsado por Caja Navarra (CAN) y CajaCanarias. Es decir, a la fusión virtual con estas dos entidades, a las que podrían sumarse Caja Ávila y Caja Segovia.

Sobre el calendario programado, Soto dijo que viendo las “posiciones de otros compañeros y el avance del tiempo, estas decisiones estarán dilucidadas en primavera”.

Por último apuntó que la atención a la Obra Social será siempre preferente desde los representantes de Caja Segovia, pero que todo dependerá de los resultados financieros y sobre los que adelantó que las previsiones no son muy halagüeñas. “Mantener la Obra Social como algo propio no desaparecerá nunca”, dijo.

Por su parte, el procurador en Cortes y vocal del consejo de administración de Caja Segovia, Juan José Sanz Vitorio, señaló que lo importante es lograr el objetivo fundamental: “conseguir un fortalecimiento del sistema financiero de Castilla y León”. En este sentido rechazó que se busquen “aventuras” fuera de la Comunidad. Y criticó que se pusieran al principio trabas al SIP dentro de Castilla y León, “y ahora no las haya”.

A juicio del procurador segoviano el caso de la propuesta de fusión de Caja Duero y Caja España es un “buen ejemplo”, y apostó por sumarse a esa línea “porque aún estamos a tiempo”, agregó.