Caja de Burgos, Caja de Ávila y Caja Segovia han convocado para el próximo martes, 9 de marzo, sendos consejos de administración para analizar la integración de las entidades en el grupo Banca Cívica.

Así, está previsto que el Consejo de Caja de Burgos, que se reunirá en la tarde del martes, se vote el acuerdo definitivo para la integración en este grupo, con lo que lograrse la mayoría suficiente se convertiría en la tercera entidad que se incorpore a Banca Cívica, después de que lo hiciera Caja Navarra, impulsora de la iniciativa, y Caja Canarias.

Por su parte, los presidentes de Caja de Ávila y Caja Segovia, Agustín González y Atilano Soto, tendrán que someter a sus consejos, que se reunirán de forma simultánea a las doce del mediodía, la aprobación de una autorización para comenzar la negociación de un acuerdo para su integración en este grupo, un proceso que debe estar concluido antes del 31 de marzo para, posteriormente, someterlo a las respectivas asambleas.

De este modo, se cumplen los deseos del Banco de España que pretende tener culminado todo el proceso a finales de mes. Para ello, los responsables de la Junta y el PSCyL habían planteado a las cajas que “acompasen” sus decisiones en un ejercicio para visualizar que la integración de las entidades de Castilla y León en el grupo se produce en una situación de fortaleza. Por ello, pidieron que el consejo decisorio de Caja de Burgos, que fue aplazado el pasado 18 de febrero ante la falta de una mayoría que diera el visto bueno al proyecto, se hiciera coincidir con los de Caja de Ávila y Caja Segovia que debería suponer el inicio de las negociaciones de integración. Fuentes de las formaciones políticas que impulsan el acuerdo, explicaron que el hecho de que la integración no se produzca, finalmente, en bloque “no significa que Caja de Burgos vaya a su aire”. Según estas mismas fuentes, “es posible que haya tres acuerdos de integración, pero el peso de una sola voz de la Comunidad debe hacerse efectivo”.

 

Sensibilidad ante el proyecto de las tres Cajas

Responsables de Caja de Burgos, Caja de Ávila y Caja Segovia mantuvieron el pasado lunes un encuentro con los directores generales de Caja Navarra, Enrique Goñi, y Caja Canarias, Álvaro Arvelo; el vicepresidente segundo de la Junta, Tomás Villanueva, y el secretario de Organización del PSCyL, Pedro Muñoz, para avanzar en el proyecto. Allí, según explicaron fuentes de la negociación tanto Goñi como Arvelo mostraron “mucha sensibilidad hacia un proyecto que representan las tres cajas de Castilla y León juntas en Banca Cívica” y se habló del peso real que las tres entidades tendrían en el futuro grupo y se dio el impulso a una negociación centrada en dos aspectos: dejar clara la vinculación con los intereses de Castilla y León de la iniciativa y que se establezcan salvaguardas sobre el carácter jurídico del grupo para que sea similar al de una caja de ahorro.