Música, danza, magia y circo son algunas de las propuestas que integran el programa de la edición 2010 de Las Noches Mágicas del Real Sitio de San Ildefonso, que se celebrarán a partir del 16 de julio y hasta el 24 de agosto en el Patio Central de la Real Fábrica de Cristales. La espectacularidad de los montajes se une este año al excepcional talento de artistas como Josep Carreras, Joan Manuel Serrat, Ángel Corella o el Circo Acrobático Nacional de Pekín.

El acierto de La Granja radica en «conjugar un fabuloso escenario, como es el patio central de la Real Fábrica de Cristales, con el excepcional talento de los mejores artistas, una fusión entre un rico pasado y un seductor presente que se convierte en un privilegio al alcance de todos», afirmó Gallardón en su presentación, a la que acudió junto al  alcalde de La Granja, José Luis Vázquez  y al viceconsejero de Cultura de la Junta de Castilla y León, Alberto Gutiérrez Alberca.

Las Noches Mágicas ya apunto de empezar, contarán en su inauguración este viernes 16 de julio,  con la actuación del grupo Kataká; un show concebido e interpretado por la solista y coreógrafa Ana Yerno y que reúne en el escenario 11 mujeres y un hombre alrededor del mito de las Amazonas. Este fascinante show, de una hora y cuarto de duración, se sucede entre músicas electrónicas, percusiones y bajo la «varita» de los tambores que sonarán rápidos y potentes. Kataká se encuentra como el título enigmático de un proyecto que versa sobre la lucha de sexos y culturas.

El sábado 17 de julio será el bailarín cubano Carlos Acosta, con su única representación en Europa, quien continuará con el programa del festival. En un programa que combina trabajos clásicos y contemporáneos, este espectáculo está montado para el disfrute de cualquier espectador, no importa su edad o sus gustos. Carlos Acosta y su ballet, con artistas invitados procedentes del English National Ballet y Rambert para interpretar algunas piezas como Apollo, Les Bourgeois y Majísimo, danzarán siguiendo las partituras de Stravinsky, Rachmaninov, Edith Piaf y Jules Massenet, probando de este modo cuánto se puede disfrutar de una Noche Mágica con el ballet.