Escalofríos, fiebre acompañados de dolor de cabeza, dolores musculares y articulares generalizados, cansancio, malestar general, congestión nasal, dolor de garganta y tos seca. Sí, amigo lector, sentimos decirte que tienes gripe.

Inmersos en pleno invierno, la gripe se convierte en una de las enfermedades más comunes en esta época del año. La elevada capacidad de transmisión de una persona a otra, rasgo que la hace especialmente característica, hace que debamos extremar las precauciones para no contraerla.

Según el estudio epimediológico de la segunda semana de enero, del 9 al 15, se desprende que en Segovia han sido 172 casos aparecidos en esta semana, lo que desde la semana 40 del 2010, es decir, desde principios de octubre de 2010 hasta la primera semana de 2011, el total de afectados es de 752.

El comportamiento en Segovia de la gripe para este comienzo del 2011, “ha aumentado por encima del umbral de la temporada pasada, pero tímidamente, lo que significa que no se ha llegado al umbral máximo”, según declaraciones del jefe del Servicio Territorial de Sanidad en Segovia, Javier Coco. Por su parte, el consejero de Sanidad, Francisco Javier Álvarez Guisasola, ha asegurado que la epidemia de gripe se comporta como en años anteriores en Castilla y León, pese al dominio del virus AnHINI, que ya no “entraña más gravedad” que otros estados epidémicos puesto que está actuando como estacional. Además, ha explicado, según recoge Ical, que el repunto registrado la pasada semana se produjo tras la “discreta” disminución registrada a finales de diciembre e indicó que afecta sobre todo a los menores de 15 años.

Cabe recordar que la tasa de incidencia de la gripe en la Comunidad aumentó en la segunda semana del año (del 9 al 15 de enero) con 239,73 detectados por cada 100.000 habitantes frente a los 175 de la anterior, es decir, 64 más. La mayoría de los casos detectados son causados por el virus AnH1N1, aunque continúa con actividad la cepa del tipo B, según los últimos datos de la Red Centinela Sanitaria.

Asimismo, la actividad de la gripe en Castilla y León es “moderada” aunque conserva la consideración de epidemia, al superar y duplicar el umbral fijado en 71,13 casos semanales por cada 100.000 habitantes, probablemente debido a la irrupción del mal tiempo –frío y lluvia-. Esta incidencia al alza de la gripe A, que se ha producido también en el resto del país y de Europa, deja la incidencia del tipo B en un diez por ciento.

Entre todos los grupos de edad, el de cero a 14 años es el que se ha visto más afectado hasta la fecha por el virus de la gripe. Además, la vacunación, que este año incluía la cepa del virus H1N1, ha permitido que de los 272 casos acumulados 253 fueran de enfermos a los que no se les había administrado la vacuna.

Los virus gripales, que se presenta en forma de epidemia, tienen una gran capacidad para sufrir variaciones lo que implica que cada temporada aparezcan nuevos virus gripales para los que el ser humano no tiene protección. Por este motivo la vacuna debe actualizarse cada año.

Aunque sea una de las enfermedades más comunes, y más en estas épocas, desde la Consejería de Sanidad de la Junta de Castila y León lanzan varios consejos para conocer de primera mano la gripe A.


¿Es una enfermedad grave?

La mayor parte de las personas que padecen la gripe se recupera en menos de una semana sin necesidad de tratamiento o cuidado hospitalario. Sin embargo, en ocasiones, la gripe puede complicarse y producir bronquitis o neumonía bacteriana, como complicaciones más frecuentes. Estas complicaciones pueden ser especialmente graves en personas de alto riesgo como los ancianos o las personas que tienen una enfermedad crónica como diabetes, afecciones cardíacas y enfermedades respiratorias.

 

¿Cómo se transmite?

La transmisión se produce de una persona enferma a una sana, fundamentalmente por vía aérea a través de las gotitas que se eliminan al hablar, toser o estornudar. También puede transmitirse por contacto directo, es decir, al tocar superficies contaminadas por el virus como por ejemplo, la mano un enfermo y posteriormente llevarse la mano a la boca o a la nariz.

Las personas enfermas son capaces de transmitir la gripe desde un día antes del comienzo de los síntomas hasta unos 3 a 7 días después del comienzo de los mismos. Los niños la pueden transmitir incluso más tiempo.

 

Evita la transmisión de la gripe

¿Qué podemos hacer para evitar la transmisión de la gripe? Lo primero de todo, es que si estás enfermo, deber evitar contagiar a otras personas. En primer lugar es muy importante protegerse al toser cubriéndonos la boca y la nariz con un pañuelo, o cubrirse con al parte superior del brazo. Nunca con las manos.

Además, es muy importante, laverse las manos después de toser o estornudar y no acudir a lugares cerrados para evitar el contagio a otras personas


En caso de padecer gripe se recomienda

Lo primero y más fundamental de todo es descansar, y a partir de ahí, beber abundantes líquidos y evitar productos que puedan bajar nuestras defensas como el tabaco o el alcohol.

A la hora de medicarnos es necesario saber que los medicamentos más efectivoa son aquellos que sirven para bajar la fiebre, ya que los antibióticos no mejoran los síntomas ni aceleran la curacón al tratarse de medicamentos que no son efectivos frente a enfermedades producidas por virus.

Además de evitar dar aspirinas a niños y adolescentes, tenemos que tener en cuenta que actualmente existen fármacos que actúan frente al virus, conocidos como fármacos antivirales, pero su uso es muy limitado. Si se dan en las primeras 48 horas tras el inicio de los síntomas pueden reducir la duración de la enfermedad, sin embargo deben ser recetados por un médico ya que pueden tener efectos adversos importantes.

 

¿Se puede prevenir la gripe?

La única medida eficaz para prevenir la gripe es la vacunación. La vacuna protege de la gripe que circula ese año, no protege de otras enfermedades víricas como el resfriado común (catarro) etc…