Ecologistas en Acción y Centaurea ha enviado una carta al Consejero de Fomento y Medio Ambiente solicitando a la Junta de Castilla y León que proteja los intereses generales y retire el Proyecto Regional de Vivienda Protegida ‘Las Mangas’ en Espirdo.

Según explican, el proyecto contempla la construcción de 1342 viviendas, 487 libres y el resto protegidas, en un área que ocupa más de 446.000 metros cuadrados. Según las organizaciones ecologistas, ese nuevo núcleo de población superaría los 4.000 habitantes, una cifra cuatro veces mayor que la que actualmente suman Espirdo, La Higuera y Tizneros.

Señalan además que el lugar elegido para levantar la ‘macrourbanización’, junto a la carretera N-110, a la altura del cruce de acceso a Tizneros, es una zona de suelo rústico que posee el típico paisaje del pie de monte de la vertiente segoviana de laSierra de Guadarrama. Se trata de un área ‘con una elevada calidad visual, pero también frágil’, argumentan los ecologistas, que destacann, además, que está catalogado como hábitat prioritario por la Unión Europea.

Para estas dos asociaciones sorprende la gran magnitud del proyecto, difícil de justificar ni desde la perspectiva de la racionalidad urbanística ni tampoco desde la óptica de la demanda de vivienda. Destacan también que, en la zona, ya se han aprobado o se encuentran en desarrollo otras iniciativas urbanísticas, que tienen graves problemas de viabilidad.

Tras analizar el Proyecto Regional, Ecologistas en Acción y Centaurea concluyen que carece de interés social y de racionalidad urbanística, y que, si se aprueba, provocará un indeseable deterioro natural y paisajístico.