La Delegación del Gobierno en Castilla y León activa desde las 16:00 horas de mañana sábado, 19 de enero, la fase de alerta ante la posibilidad de que se produzcan nevadas en las provincias de Ávila, Burgos, Segovia y Soria, de acuerdo con el protocolo de actuaciones ante situaciones meteorológicas extremas, que regula las actuaciones de los organismos de la Administración General del Estado, con el objetivo de asegurar la vialidad en las carreteras de titularidad estatal, y, en su caso, prestar la asistencia adecuada a los ocupantes de vehículos.

Si va a viajar, consulte antes el estado de las carreteras y la situación meteorológica. Es aconsejable utilizar el transporte público antes que el coche propio en la medida de lo posible, pero si va a utilizar su vehículo, no olvide revisar los neumáticos, anticongelante y frenos. Además, hay que tener la precaución de llenar el depósito de la gasolina, y llevar cadenas y elementos de abrigo.

Asimismo, es recomendable llevar un teléfono móvil y dispositivo de alimentación del mismo y, por supuesto, ir muy atento para tener especial cuidado con las placas de hielo. Es difícil determinar en qué lugar del trayecto pueden haberse formado, aunque generalmente las zonas de umbría son las más habituales.

En caso de quedarse atrapado en la nieve, debe permanecer en el coche si el temporal le sorprende dentro del mismo. Es conveniente mantener el motor del vehículo encendido y la calefacción puesta, cuidando renovar cada cierto tiempo el aire. Es muy importante evitar quedarse dormido.

Debemos Comprobar que se mantiene libre, en todo momento, la salida del tubo de escape para que el humo no penetre en el coche. Si es posible, intente sintonizar las emisoras de radio, que seguramente le informarán de las predicciones meteorológicas, las informaciones oficiales sobre el estado de la situación y las indicaciones que se den al respecto.

Si se van a realizar excursiones a la montaña, debemos informarnos de la predicción meteorológica de la zona a la que piensamos ir, así como de la localización de los refugios o cabañas donde resguardarse en caso de descenso brusco de temperaturas, tormentas u otras condiciones meteorológicas adversas y llevar teléfono móvil.

Es importante prestar atención y respetar las indicaciones de los carteles y otras señalizaciones sobre riesgos de la montaña y tener en cuenta que los cambios bruscos de tiempo pueden ser frecuentes en la montaña.