La Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Industria, Empleo y Comercio, lanza las ayudas para paliar los efectos de las medidas de ahorro energético lanzadas por el Gobierno.

Para ello, destinará nueve millones de euros a sufragar los gastos de autónomos y empresas de la región que deban adaptar sus establecimientos.

Además de fijar la temperatura del aire acondicionado, las empresas deberán contar antes del 30 de septiembre con un sistema automático de cierre de las puertas que dan a la calle.

Sanciones

Las sanciones anunciadas por el incumplimiento de estas disposiciones oscilan entre los 60.000 y los 100 millones de euros.

Frente a estas obligaciones, la Junta va a poner a disposición de los autónomos y empresas una línea de subvenciones procedentes de los Fondos Europeos.

El importe máximo por beneficiario será de 5.000 euros, orientados a compensar los costes a los que deban hacer frente los empresarios y comerciantes para adaptar sus establecimientos.

Para poder solicitar estas subvenciones, la Junta de Castilla y León anunciará, en los próximos días, la fecha en la que dará comienzo el plazo.