La estadística de desempleo provincial conocida hoy referente al mes de octubre de 2020 (463 parados más, 6,10%) supone un muy importante incremento del paro. La cifra total asciende de nuevo por encima de los 8.00, concretamente hasta los 8.053.

La subida del paro en la provincia se produce en un contexto de incremento generalizado, si bien es un porcentaje muy superior al del conjunto regional (3,39%) y sobre todo nacional, donde se ha producido un ascenso del 1,31%. El de Segovia es, en porcentaje, uno de los peores datos intermensuales de toda España, y desde luego la mayor subida de Castilla y León.

Además, Segovia sigue arrastrando el mayor incremento anual de desempleo de toda la región, con un 23,78%, lo que habla de la profundidad de la crisis al margen de datos aislados.

Por sectores, destaca el incremento del desempleo registrado en Servicios (269) y en Agricultura (164). En la única actividad donde ha bajado el paro es en Construcción (-21)

Estos datos continúan reflejando una negativa evolución del mercado laboral, que difícilmente mejorará en este contexto de incertidumbre marcado por los rebrotes de la Covid-19 y con las últimas restricciones impuestas para la contención de la pandemia.

Si el paro subió en octubre es evidente que las cifras del desempleo, ERTEs y cierre de empresas irán en aumento mientras se sigan estableciendo limitaciones desde el punto de vista de la actividad, como ya se están ocurriendo; y ello a pesar del enorme esfuerzo del sector empresarial para salvar sus empresas y los puestos de trabajo.

Ante esta situación, FES, en línea con CECALE, quiere trasladar su decidida actitud y voluntad ante las diferentes administraciones para la búsqueda y aplicación de todas aquellas medidas que sean necesarias para revertir la profunda crisis económica que atraviesan los empresarios de la provincia y de la Comunidad.

En este sentido, en el marco del Diálogo Social, no solamente va a apoyar sino también exigir la adopción y el cumplimiento, por parte del Gobierno de Castilla y León, de las medidas dirigidas al tejido empresarial, sin el cual la recuperación no resultará posible.