Numerosos voluntarios, empresas, entre las que destacan los restaurantes, y artistas, participan desde hoy en la VII edición del rastrillo benéfico que desarrolla la delegación segoviana de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en la Casa del Sello, sede de la Cámara de Comercio.

La recaudación económica que se obtenga se destinará a la organización para la celebración de actos de apoyo psicológico y de prevención, entre otras, según explicó la presidenta de la delegación, Concepción Díez.

El gerente del Área de Salud de Segovia, Carlos Sanz Moreno, fue el encargado de abrir oficialmente el rastrillo junto a la presidenta provincial de la AECC, Concepción Díez, y al concejal de Servicios Sociales, Andrés Torquemada.

El rastrillo incluye un pequeño bar y restaurante, una librería, una tómbola con 1.600 regalos, un taller de estilismo y quince puestos de venta de productos variados. En el bazar el visitante pueden encontrar juguetes, plantas, jabones, objetos de decoración, esculturas, una amplia colección de complementos, ropa y objetos del hogar, y la una alacena de alimentos y bebidas para degustar y adquirir.

El precio de los artículos va desde los tres o cuatro euros hasta los 120 por los que saldrán unas colchas elaboradas a mano o los 200 que podría alcanzar una imagen de la Virgen de la Fuencisla, donada por la familia de una enferma de cáncer fallecida, según deseo de la finada.

El mercado benéfico instalado en la Casa del Sello permanecerá abierto hasta el domingo 11 de diciembre incluido, en horario de once de la mañana a nueve de la noche. Una de las novedades de la séptima edición es la participación de un estilista que asesorará sobre la vestimenta, el maquillaje, el peinado y, en general, la imagen y estética de los visitantes que así lo soliciten.

Numerosos voluntarios, empresas, entre las que destacan los restaurantes, y artistas, participan desde hoy en la VII edición del rastrillo benéfico que desarrolla la delegación segoviana de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en la Casa del Sello, sede de la Cámara de Comercio.

La recaudación económica que se obtenga se destinará a la organización para la celebración de actos de apoyo psicológico y de prevención, entre otras, según explicó la presidenta de la delegación, Concepción Díez.

El gerente del Área de Salud de Segovia, Carlos Sanz Moreno, fue el encargado de abrir oficialmente el rastrillo junto a la presidenta provincial de la AECC, Concepción Díez, y al concejal de Servicios Sociales, Andrés Torquemada.

El rastrillo incluye un pequeño bar y restaurante, una librería, una tómbola con 1.600 regalos, un taller de estilismo y quince puestos de venta de productos variados. En el bazar el visitante pueden encontrar juguetes, plantas, jabones, objetos de decoración, esculturas, una amplia colección de complementos, ropa y objetos del hogar, y la una alacena de alimentos y bebidas para degustar y adquirir.

El precio de los artículos va desde los tres o cuatro euros hasta los 120 por los que saldrán unas colchas elaboradas a mano o los 200 que podría alcanzar una imagen de la Virgen de la Fuencisla, donada por la familia de una enferma de cáncer fallecida, según deseo de la finada.

El mercado benéfico instalado en la Casa del Sello permanecerá abierto hasta el domingo 11 de diciembre incluido, en horario de once de la mañana a nueve de la noche. Una de las novedades de la séptima edición es la participación de un estilista que asesorará sobre la vestimenta, el maquillaje, el peinado y, en general, la imagen y estética de los visitantes que así lo soliciten.