La Gerencia de Atención Primaria de León hace un cribado de test masivos de antígenos de segunda generación a la población de la zona básica de salud de La Palomera

La incidencia del COVID-19 volvió a crecer en las últimas 24 horas, con lo que se alcanzan ya una incidencia de 135,29 casos acumulados en 14 días por cada 100.000 habitantes, por lo que se acerca a los 150, que aconsejan el cierre del interior de la hostelería. Además, en la última semana, el indicador entra en riesgo “alto” puesto que se situó en los 78,29 casos, según los datos de la Consejería de Sanidad.

La incidencia a 14 días creció en todas las provincias, excepto en Palencia, León y Zamora. De esta forma, la provincia de Soria sigue en riesgo muy alto al tener una incidencia a 14 días de 274,52 casos por cada 100.000 habitantes, mientras se encuentran en riesgo alto Segovia (248,9), Burgos (244,09) y Palencia (218,31). Otras tres están en riesgo medio: Valladolid (110,63), León (82,82) y Salamanca (85,95) y dos más en bajo: Zamora (47,48) y Ávila (46,3).

En cuanto a la incidencia acumulada de la última semana, Segovia (151,16), Soria (145,16) y Burgos (142,88) se encuentran en riesgo extremo. Le siguen en riesgo alto Palencia (114,77) y en medio las provincias de Valladolid (72,41), Salamanca (46,77), León (45,35) y Zamora (25,21). Destaca Ávila con 24,1 casos, cifra que sitúa a la provincia en riesgo bajo.

También se produce un aumento en la tasa de incidencia acumulada de casos de COVID-19 en mayores de 65 años, puesto que frente a los 85,22 casos en las últimas dos semanas y 49,21 en lo referente a los pasados siete días, se ha pasado hoy a 87,18 y 51,98, respectivamente.