La Junta de Castilla y León advirtió hoy de que las sanciones que se determinen en la tramitación de las 3.500 expedientes por incumplir con las normas de restricción por el COVID-19 se van a ejecutar para quienes se hayan saltado las normas.

Así lo expuso el vicepresidente y portavoz, Francisco Igea, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno en la que ofreció ese dato y subrayó que las sanciones pueden llegar hasta los 60.000 euros. “Se van a tramitar con garantía y seguridad”, aseveró.

Según informó la Junta, estos expedientes sancionadores se refieren a la limitación de fumar sin mantener la distancia de seguridad, el incumplimiento del horario de cierre de establecimientos, del toque de queda, de la limitación de seis personas en reuniones o la celebración de fiestas en domicilios y excesos de aforo, aunque en su mayoría corresponden con el incumplimiento de la obligatoriedad de llevar la mascarilla o llevarla de manera incorrecta.

Además, el ente autonómico indicó que una cuarta parte de los expedientes tramitados por la Junta corresponden a incumplimientos relacionados con las restricciones en la cuarentena, bien por aislamiento domiciliario o bien por el cierre perimetral.

En relación con los expedientes, de los 3.560 que tramitó la Junta de Castilla y León, por provincia fueron 118 en Ávila, 467 en Burgos, 391 en León, 353 en Palencia, 401 en Salamanca, 848 en Segovia, 288 en Soria, 467 en Valladolid y 227 en Zamora.  

Por último, la Junta de Castilla y León señaló que en provincias como Soria, Segovia y Ávila hay una “importante cantidad” de expedientes iniciados que se corresponden al incumplimiento del cierre perimetral.