El Programa Mixto de la Junta financia en Segovia con 662.500 euros 10 programas que darán formación y empleo a 63 parados.

Esta línea de subvenciones apoya iniciativas donde se alternan el aprendizaje teórico-práctico con el desempeño efectivo de una actividad profesional. El objetivo de estas ayudas es mejorar las posibilidades de inserción laboral de los segovianos que no tienen un puesto de trabajo y de aquellos que lo han perdido y precisan mejorar sus competencias profesionales para retornar al mercado.

El Programa Mixto de Formación y Empleo 2019-2020 de la Junta de Castilla y León ha aprobado la financiación, con 662.495 euros, de 10 programas de formación y contratación en la provincia de Segovia, que beneficiará a 63. Se trata de una iniciativa que se incluye en la II Estrategia Integrada de Empleo, Formación Profesional, Prevención de Riesgos Laborales e Igualdad y Conciliación en el Empleo, que cumple una doble función social en la Comunidad.

Esta partida beneficia, no solo a entidades locales, tales como los ayuntamientos y sus organismos autónomos, mancomunidades, consorcios y otros entes asociados de ámbito local, sino que del importe total se destinará también una parte a entidades sin ánimo de lucro. En el caso de Segovia, de los 662.495 euros, 602.721 le corresponden a las entidades locales y 59.774 a entidades sin ánimo de lucro.

El Programa Mixto, que pone en marcha el Servicio Público de Empleo de Castilla y León (Ecyl), contribuye, en primer lugar a mejorar la empleabilidad de las personas en paro, puesto que les proporciona la formación teórica necesaria para adquirir o reforzar sus aptitudes y competencias profesionales y les da la oportunidad de ponerlas en práctica. Y, en segundo término, constituye una herramienta de colaboración con municipios y asociaciones para el desarrollo de proyectos de interés general.

Son precisamente estas entidades las que pueden optar a estas subvenciones. Para su concesión, la Consejería de Empleo e Industria tiene en cuenta criterios como la calidad del plan formativo que presentan y la capacidad de gestión del mismo; la coyuntura socioeconómica del enclave territorial en el que se desarrolla el proyecto –volumen de desempleo, situación demográfica o si se trata de una zona especialmente deprimida–; las perspectivas de colocación para los participantes y la tasa de inserción de los oficios a los que se vincula la formación.

Las ayudas cubren dos conceptos: los gastos de personal docente y del material didáctico empleados en la cualificación de los alumnos, por un lado, y los costes salariales (hasta el 75 % del Salario Mínimo Interprofesional) y de Seguridad Social (el total de las cuotas) de los participantes, por otro.

Por su parte, los desempleados firman un contrato para la formación y el aprendizaje y, al término del proceso, reciben un certificado de profesionalidad que acredita los módulos cursados y superados con éxito.

Asimismo, y de acuerdo con lo establecido en la II Estrategia Integrada de Empleo, Formación Profesional, Prevención de Riesgos Laborales e Igualdad y Conciliación en el Empleo tienen prioridad para concurrir al Programa Mixto los jóvenes menores de 35 años, en particular los que carecen de cualificación; los mayores de 45, especialmente quienes no perciben prestaciones y tienen cargas familiares; los parados de larga duración y las personas en riesgo de exclusión social.