El delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, apuntó hoy que los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado realizaron el pasado fin de semana un total de 1.042 propuestas de sanción por los diversos incumplimientos a la normativa establecida para contener el COVID-19 en la Comunidad. Propuestas que explicó se han comunicado a la Junta para que proceda a tramitar los expedientes sancionadores.

Las propuestas se repartieron, sobre todo, entre las 231 de la provincia de Salamanca, las 194 de Burgos y las 190 de León. Les siguieron las 129 registraras en la provincia de Segovia, las cien de Valladolid, las 66 de Zamora, las 55 de Ávila, las 39 de Palencia y las 38 de Soria.

Durante una rueda de prensa para repasar los fondos que ha destinado el Gobierno central a Castilla y León para paliar los efectos de la pandemia, Izquierdo apuntó que, de cara al inicio de la Semana Santa, se mantiene la previsión de los más de 2.600 controles de movilidad anunciados desde el 17 de marzo, con motivo del Puente de San José.  Controles que corresponden a los 5.500 agentes de la Guardia Civil, que se desplegan, sobre todo, en las carreteras.

A ellos se suman los efectivos del Cuerpo Nacional de Policía, con controles en las estaciones de trenes y autobuses y el aeropuerto de León, ya que en los de Burgos, Salamanca y Valladolid corresponde a la Guardia Civil al formar parte de su demarcación.

En todo caso, Izquierdo confió, según recogió la Agencia Ical, en que estos controles permitan evitar que haya incumplimientos a las restricciones establecidas por el presidente de la Junta de Castilla y León y por la orden de la ministra de Sanidad, que hace obligatorio la limitación de movilidad entre comunidades autónomas. Y es que recordó que la Comunidad de Madrid fue el único territorio que se opuso a la medida acordada en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. «No es una novedad por que Madrid siempre está en contra del Ministerio y del resto de comunidades autónomas», concluyó.