La Casa-Museo de Antonio Machado, en la calle Desamparados del recinto amurallado de Segovia, recibe cada día una media de 50 personas. En los seis primeros meses del año, fueron 8.410, mejorando en un 4,29 por ciento el dato del mismo periodo del año pasado. La pequeña pensión de doña Luisa Torrego, en la que se hospedó el poeta sevillano durante 13 años, se ha convertido en los últimos años en uno de los productos turísticos imprescindibles en cualquier visita a la ciudad.

Las cifras hablan por sí solas del despegue turístico de la Casa-Museo de Antonio Machado. En 2015, se registraron 15.421 visitantes, que hasta la fecha fue la más alta de la historia, según recordaron desde la empresa Turismo de Segovia. Al año siguiente, los datos mejoraron en un 5,30 por ciento, cerrando 2016 con 16.239 visitantes. El incremento sería todavía más espectacular al sumar el año pasado un total de 19.072 visitantes, con un repunte del 17,45 por ciento.

Según los datos aportados por la empresa municipal de turismo, en los primeros seis meses de 2018, la figura y el legado de Antonio Machado sigue atrayendo a los turistas que recorren Segovia, con 8.410 visitas, lo que supone un 4,29 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior, algo más de 1.400 visitantes al mes.

La Casa-Museo de Antonio Machado de Segovia permite hacer un viaje en el tiempo y recorrer las mismas estancias en las que estuvo el poeta hospedado en esta pensión propiedad de doña Luisa Torrego. Los visitantes tienen la opción todos los días, a las 14.00 horas, de hacer una visita guiada, al precio de 3,50 euros con tarifa normal y 3 euros la entrada reducida. También se puede optar por la entrada con audioguía, y los miércoles no festivos, la visita libre es gratuita.

La empresa municipal Turismo de Segovia gestiona la Casa Museo y la tienda que hay a la entrada de un edificio que es propiedad de la Academia de Historia y Arte de San Quirce, que adquirió la totalidad de la finca en 1974. Desde la propia Academia explicaron que el proceso se hizo lentamente, ya que se empezó por “alquilar la que había sido la habitación” del poeta para que “no la ocuparan otros huéspedes”, según recogió el filólogo y académico Juan Antonio del Barrio.

En los años 50 se compró el piso, así como los muebles de la habitación y del comedor. La última parte que fue adquirida con los fondos de San Quirce fue el patio trasero. La finca también cuenta con un patio anterior, marco de celebración de muchas actividades en recuerdo del poetas, siendo el más especial y popular, cada 22 de febrero, coincidiendo con el aniversario de su muerte.

Trece años

Segovia y sus instituciones conservan el legado y la memoria del poeta, poniendo a disposición del público esta casa. El académico de San Quirce recordó que es un espacio más relacionado con los sentimientos que con la contemplación, “la casa pobre en la que habitó” Machado que “esperaba morir ligero de equipaje”.

Barrio define el inmueble del número 5 de calle Desamparados como una casa “irregular y pobre, como tantas de aquella época” y que conserva “intocados” los espacios que conoció don Antonio, “incluyendo la estufa de petroleo que le regaló su hermano Manuel para mitigar los rigores de los crudos inviernos segovianos”.

Machado vivió en la pensión de doña Luisa Borrego, natural del municipio segoviano de Fuentepelayo, hasta 1932. Cada estancia respira la esencia de los versos que dejó escritos el poeta sevillano de esta “blanca hospedería, celda de viajero con la sombra mía”. Los futuros visitantes de este singular inmueble pueden tener un avance a través de la visita virtual en la página web de la Academia de San Quirce, que comienza en el zaguán y finaliza en la habitación que ocupó Don Antonio.

Centenario

El Ayuntamiento de Segovia y la Real Academia Historia y Arte de San Quirce trabajan para conmemorar en 2019 dos efemérides: el centenario de la llegada de Machado a Segovia y la creación de la Universidad Popular de Segovia. En ese noviembre de 1919, Machado ocupó la cátedra de francés en el Instituto General y Técnico, hoy IES ‘Mariano Quintanilla’, y “enseguida supo enlazar con la intelectualidad local” para fundar la Universidad Popular Segoviana, en la que impartió clases de francés y lecturas literarias, y de la que fue nombrado director honorario en 1927.

A lo largo del próximo año, Segovia acogerá un intenso programa de actividades culturales, ciclos de conferencias, presentación de publicaciones y eventos para conocer en profundidad la Segovia en la que habitó Machado. La Academia de San Quirce organizará un Congreso Internacional sobre las Universidades Populares y su historia, así como reuniones o simposios de las instituciones que “desarrollan una labor educativa inspirada en las universidades populares”.

Otros retos avanzados por la directiva de la Academia, que preside Rafael Cantalejo, son una exposición sobre la Segovia del primer tercio del siglo XX, y otra muestra con cerca de un millar de cuadros cedidos por los participantes en el Curso de Pintores Pensionados de Paisaje. Además, se está elaborando un Diccionario Biográfico de “las personalidades” que participaron en la conversión de la Unidad Popular en la Academia de San Quirce y de “las personalidades significativas en la Segovia de la época”.