La consejera de Sanidad, Verónica Casado, informó de que 1.591 vecinos de Madrid han solicitado la tarjeta sanitaria de desplazados en las provincias de Castilla y León, si bien reconoció que ese es un indicador indirecto y serán más probablemente los desplazados a segundas residencias en la Comunidad.

En la rueda de prensa diaria telemática para informar de la evolución del Covid-19 en la Comunidad, Casado se refirió a ese dato, que se hizo público hoy, con 596 tarjetas sanitarias de desplazados madrileños pedidas en Ávila; otras 356 en Segovia; 174 en Salamanca; 152 en Zamora, entre las que cuentan con más solicitudes de las nueve.

La Junta de Castilla y León ofrece como argumento del mayor número de contagios en provincias como Salamanca, Segovia y Soria la cercanía con Madrid y los desplazamientos a segundas residencias desde la comunidad vecina.

Casado recordó que la tarjeta sanitaria es un indicador indirecto y habrá más personas en segundas residencias en las provincias de la Comunidad, mientras que, preguntada expresamente por Soria, que no figura entre las con más tarjetas de desplazados, indicó que en la provincia soriana existe un contacto con el foco inicial de La Rioja.

La consejera recordó que la Junta ha insistido desde el inicio de la crisis sanitaria en la necesidad de limitar el transporte de viajeros con Madrid, ya que los 4.000 o 6.000 usuarios diarios del AVE son una “fuente de contagio”.