La hostelería acusó hoy al Gobierno central y a la Junta de Castilla y León de realizar una «clara maniobra» para «poner en la diana» al sector ante el aumento de los contagios, tras conocer las nuevas restricciones acordadas por ambos Ejecutivos esta mañana, que incluyen el cierre del interior de los establecimientos hosteleros en las localidades que tengan una incidencia mayor a los 150 casos de COVID-19 en los últimos 14 días.

En un comunicado remitido a Ical, la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Valladolid volvió a mostrar su disconformidad con las medidas anunciadas hoy por el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, y por la consejera de Sanidad, Verónica Casado, puesto que «vuelven a poner en la diana al sector hostelero, obviando que, desde el inicio de la pandemia, los cierres y restricciones en este sector no han ayudado a que desciendan los datos de contagio».

Además, los hosteleros vallisoletanos señalaron también su disconformidad con «las formas» del Gobierno autonómico a la hora de anunciar las medidas restrictivas ya que, ante la llegada ahora de cuatro días de fiesta por la Semana Santa, no entienden «que se espere al miércoles a la una de la tarde» para comunicar unas restricciones que se van a aplicar desde el martes. «La hostelería necesita tiempo para realizar pedidos, cuadrar turnos y completar el servicio», recuerdan en el comunicado, por lo que afean al vicepresidente de la Junta que «espere al miércoles para dar a conocer una situación» de la que se muestran convencidos que Igea «tenía clara desde fechas anteriores».

Esta situación, expuesta en pasadas ocasiones, ha llevado a los hosteleros a recibir «buenas palabras que no son reafirmadas con hechos», por lo que consideran que sus quejas «caen en saco roto» pero afirman que «no por ello vamos a dejar de realizarlas», resaltando su postura de «establecer una situación de equilibrio entre la salud de la población y la actividad empresarial». Además, llaman a «tomar como ejemplo la política aplicada en la Comunidad de Madrid, que está luchando contra esta pandemia sin desproteger la actividad comercial».

«Demandamos que se pongan en práctica otras medidas que no sean cerrar la hostelería por decreto», señalan desde la asociación de hostelería vallisoletana, reiterando su consideración de que «el trato que se está dando al sector es indigno y de persecución constante». «Los intereses políticos están prevaleciendo en esta lucha contra la pandemia», sentenciaron desde la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Valladolid, donde esperaron que la vacuna «llegue pronto» porque hasta entonces «los hosteleros seguiremos siendo los malos de la película».