La profunda borrasca atlántica Lola inestabilizará la atmósfera en amplias zonas de España a partir de la tarde de este viernes y al menos hasta el próximo lunes, con chaparrones que no serán abundantes y algunas rachas fuertes de viento en el sur peninsular.

“No habrá un temporal importante de viento en España. Puede haber algunas rachas fuertes por el sur, o incluso muy fuertes, pero nada generalizado. Lo principal van a ser las lluvias porque serán muy generales”, apuntó a Servimedia el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

De hecho, se esperan chubascos en la mayor parte de la península y en las islas más montañosas de Canarias.

“Lola se empezará a sentir ya el viernes por la tarde, cuando dará lugar a chubascos tormentosos sobre todo en Galicia, que se extenderán también al resto del tercio occidental peninsular y a Canarias”, añadió Del Campo.

En cuanto al sábado, aunque la borrasca Lola continuará algo alejada de España en el Atlántico, enviará frentes que afectarán sobre todo al oeste de la península, con lluvias y chubascos de nuevo en Galicia, Extremadura y el oeste de Castilla y León, Castilla-La Mancha y Andalucía.

Esos chaparrones podrán ser localmente fuertes y aparecer con granizo. También se esperan algunos en el sureste. “En esa zona, además, estarán acompañados de barro, pues los vientos asociados a Lola arrastrarán polvo en suspensión”, precisó Del Campo. Ese polvo atmosférico procede del Sáhara.

En el resto de la península, salvo en el noreste, habrá posibilidad de chubascos tormentosos, así como en las islas de mayor relieve de Canarias.

El domingo y el lunes, con Lola algo más cerca de España, se incrementará la inestabilidad, con lo que esos días se espera “tiempo inseguro”, según Del Campo, ya que persistirá la posibilidad de que haya chaparrones en casi cualquier parte de la península. “Chubascos, por tanto, repartidos irregularmente y con ratos sin precipitación entre uno y otro”, añadió.

El domingo podrían ser localmente fuertes en zonas del centro, la mitad sur y el interior de Cataluña, y el lunes, además de en esas zonas, también en el noreste de Castilla y León y áreas aledañas.

“Dada la naturaleza de los chubascos, no se puede descartar alguno con intensidad fuerte en el resto de la península. Quizá las zonas menos afectadas por las precipitaciones sean el noreste de Cataluña el domingo y el litoral del sureste el lunes.

El domingo y el lunes puede aparecer algún chaparrón débil y disperso en Baleares, mientras que continuarán las precipitaciones en las islas más montañosas de Canarias.

“Lola no va a provocar un temporal de vientos generalizados ni intensos, pero puede haber rachas fuertes o muy fuertes, superiores a los 70 u 80 km/h, en zonas de la mitad sur, especialmente en puntos litorales y de alta montaña”, subrayó Del Campo.

Las temperaturas subirán el viernes y el sábado, bajarán el domingo y el lunes volverán a recuperarse, salvo en el Cantábrico, donde continuarán descendiendo. En general, serán altas para la época en el área cantábrica -de hecho, el viernes y el sábado hay riesgo extremo de incendios en el Cantábrico oriental y el norte de Navarra- y frescas en la fachada mediterránea.

Por otro lado, es probable que la inestabilidad atmosférica continúe el martes, con chubascos tormentosos en muchas zonas y que podrían ser localmente fuertes en la mitad sur peninsular.

A partir del miércoles, aunque todavía existe una alta probabilidad de precipitaciones en buena parte de la península, éstas serán más débiles y dispersas que en días anteriores, aunque no se puede descartar que sean de nuevo localmente fuertes o persistentes en el norte de Aragón y de Cataluña, y en zonas del oeste peninsular. El martes y el miércoles apenas lloverá en el valle del Ebro, el área mediterránea y Baleares.

Y en la segunda mitad de la semana, los chaparrones podrían intensificarse en Canarias, donde irían acompañados de tormentas.

Las temperaturas apenas variarán esos días, con valores en general normales o algo frescos para la época en la mayor parte del país.