Las prejubilaciones y la movilidad geográfica que generará la fusión entre Caja España y Caja Duero para ajustar las plantillas a las nueva realidad empresarial tras el proceso serán voluntarias. Así se lo trasladaron hoy a los sindicatos los responsables de las dos entidades encargados de negociar el pacto laboral, en un encuentro de la mesa de discusión celebrado en la localidad vallisoletana de Tordesillas, donde la patronal se comprometió también a reelaborar las condiciones de las prejubilaciones. Las negociaciones continuarán el próximo lunes, 18 de enero, a partir de las 11.00 horas, en la sede de la Asociación de las Cajas de Ahorros para las Relaciones Laborales (Acarl), en Madrid.

Este compromiso empresarial supone, según fuentes sindicales, un “avance” en las negociaciones para la consecución del acuerdo laboral para la fusión, aunque explicaron que aún están lejos de cerrar el proceso. Asimismo, insistieron en su rechazo a la propuesta hecha por los responsables de las dos cajas castellanas y leonesas, realizada el pasado día 28 de diciembre.

Fuentes de CCOO explicaron que tras un debate y un receso durante el encuentro, los representantes de las dos entidades se comprometieron a que las medidas que se adopten serán “no traumáticas”. Así, asumieron la voluntariedad compatible con la consecución de un porcentaje, aún por determinar, en el excedente. Asimismo, asumieron una movilidad geográfica, también voluntaria con carácter general, con planteamientos que la hagan posible, por ejemplo, si no hay centros cercanos. Por último, se comprometieron a recalcular el coste de las prejubilaciones en base a porcentajes más “atractivos” que los inicialmente previstos.

Junto a esto y a solicitud de la parte sindical, siempre según CCOO, los representantes de las dos cajas de ahorros aceptaron facilitar en los próximos dos días a la parte social, la información relativa a todos los datos censales de los empleados y datos económicos de todas las oficinas, pero no el listado de aquellas que vayan a ser cerradas o reestructuradas.

El responsable de UGT Antonio Muñoz fue el encargado, al inicio del encuentro, de dar lectura de una postura común de todas las fuerzas sindicales en la negociación, su sindicato junto a CCOO, la Confederación de Sindicatos Independientes de Cajas de Ahorros (Csica) y Unión de Empleados de Ahorro (UEA), integrantes de una plataforma. Al respecto, defendió como principios básicos para el acuerdo la voluntariedad de la movilidad geográfica y en los excedentes con una mejora sustancial en las condiciones de las prejubilaciones. Asimismo, exigió la homogeneización de las condiciones laborales y salariales y la garantía y respeto de las actuales condiciones laborales de cada uno de los empleados de ambas cajas. Para finalizar, demandó el compromiso de mantener el nivel de empleo actual en un futuro.

El portavoz de la Confederación de Sindicatos Independientes de Cajas de Ahorros (Cesica), Carlos García, asumió que el encuentro, el primero en el que las partes han entrado en profundidad en la materia, supone un “pequeño avance”, pero “en todo caso insuficiente para alcanzar un acuerdo”, dijo. García resaltó que “verbalmente” todos los sindicatos expresaron una postura común para el rumbo del proceso y comentó que los representantes de las cajas, en sus “cesiones”, “han hecho lo que tenían que hacer estéticamente”.

Por su parte, el secretario general de la Unión de Empleados de Ahorro (UEA), Juan Saldaña, remarcó que en el encuentro de hoy se produjo “algún avance” y sustanció, sobre todo, la postura “casi común” presentada por el conjunto de las fuerzas sindicales, tanto la plataforma (CCOO, Cesica y UEA) como UGT, en el sentido de defender la voluntariedad de los traumas laborales y el mantenimiento del empleo.