La tradicional Carrera a El Henar, que une cada año desde 1959 Valladolid con el santuario del municipio segoviano, celebra este lunes su 62 edición. En carrera constante y sin pausa, los corredores recorrerán los 48 kilómetros que separan ambos enclaves para portar con ilusión unas flores que se ofrecerán al final a los pies de la Virgen de El Henar.

Esta idea, gestada en el seno de las desaparecidas Congregaciones Marianas de los Luises y Kostkas, celebrará así su 62 edición de forma ininterrumpida, dando continuidad a una dilatada historia, en la que se han tenido que salvar innumerables inconvenientes: años con una tal escasez de atletas participantes que parecía casi imposible su éxito final; ediciones con lluvia y con frío y hasta con nieve, que dificultaron su normal desarrollo. 

En esta ocasión, según detallan los organizadores en un comunicado recogido por Ical, se adoptarán “especiales precauciones” debido a la pandemia. Por ello, este año habrá dos novedades importantes: por un lado, en el Santuario de El Henar acogerán a la carrera las Carmelitas Samaritanas del Corazón de Jesús, que lo regentan desde el pasado mes de junio en sustitución de los padres Carmelitas que lo han atendido hasta esa fecha y desde principios del pasado siglo. 

Por otro lado, en esta ocasión y para evitar el contacto físico, en lugar de portar los corredores un ramo de flores que se iba pasando de corredor a corredor y que al final se ofrecía a la Virgen, cada atleta llevará una flor en su relevo, que al final de la carrera dejará en el Santuario para confeccionar un ramo con todas las flores de los corredores y que se pondrá a los pies de la Virgen.

La salida está prevista para las 8.30 horas de la mañana desde la parroquia de La Milagrosa, en la calle Algeciras, esquina Huelva, y la llegada al Santuario del Henar será alrededor de las 12.40 horas.

Las calles de Valladolid y la carretera de Segovia volverán a ser así testigos mudos del esfuerzo de cerca de medio centenar de atletas, jóvenes y veteranos, padres, hijos y nietos que volverán a unir deporte y oración en esta peculiar manifestación deportiva. Dado ese elevado número de corredores que ya tienen comprometida su asistencia, en este año la carrera volverá a desarrollarse con la fórmula de relevos cortos, para que todos los atletas que se han apuntado puedan correr en esta ocasión.

Herrera de Duero, Aldeamayor de San Martín, Arrabal de Portillo, Santiago del Arroyo, San Miguel del Arroyo y Viloria del Henar serán núcleos de población donde se harán relevos de las flores.