El Ayuntamiento de Cuéllar lamenta los abucheos que sufren los agentes de la Policía Local de la villa por parte de personas que se están concentrando estos días en la calle, coincidiendo con las fechas en las que se estarían celebrando las fiestas patronales si no hubiera pandemia.

“La Policía Local de Cuéllar ha realizado una labor encomiable de prevención que a veces ha sido infructuosa. Además, en varias ocasiones, su sola presencia ha provocado lanzamientos de objetos y continuos abucheos hacia los agentes y sus vehículos”, afirma el consistorio en un comunicado.

Además subraya que es “evidente la falta de responsabilidad” de las personas que se han concentrado estos días en las calles de Cuéllar sin hacer uso de la mascarilla ni guardando la distancia de seguridad. “Causa tristeza comprobar que a determinadas personas se les ha olvidado que el virus continúa entre nosotros”, destallaron en su escrito.

El Ayuntamiento de Cuéllar ha puesto el foco en los establecimientos hosteleros, donde se han producido las aglomeraciones porque “no han actuado con responsabilidad, han incumplido las normativas dictadas por las autoridades sanitarias, e incluso, en algunos casos, se han podido dispensar bebidas alcohólicas a menores de 18 años”.

Explica que cuando vieron que había en su terraza una aglomeración de personas que superaba con creces el aforo permitido, “deberían haber cesado la venta de bebidas” y no haber permitido “el el uso de altavoces en el interior del local, pero orientados hacia el exterior”. Además, recuerda a los vecinos de la villa que la Policía Local de Cuéllar tiene registrados en sus partes diarios todos estos incidentes para que las autoridades actúen en consecuencia. Así mismo, se tienen identificados a varios jóvenes que han participado en botellones y a los conductores de los vehículos situados en las terrazas que ponían música en estas concentraciones.

En el comunicado, el Ayuntamiento de Cuéllar defiende que “hay que ser conscientes de que estas concentraciones, donde la gente está muy exaltada en buena parte por los efectos de las bebidas alcohólicas, sólo pueden ser disueltas con una actuación contundente y el uso de la fuerza que puede ocasionar un problema mayor del que se pretende resolver”.

Por último, el Ayuntamiento de Cuéllar reconoce y agradece la buena actitud de la mayoría de vecinos y establecimientos hosteleros durante estos días, pese a los hechos que empañaron “la normalidad del resto del municipio”.