La construcción del aparcamiento de Los Tilos, un proyecto que con muchas similitudes se empezó a fraguar hace décadas bajo el nombre de ‘Aparacamiento del Salón,  vuelve a peligrar. El futuro de esta infraestructura, objeto de discusiones entre los partidos políticos y administraciones., será decidido por la Unesco. La entidad deberá emitir un informe para sentenciar si la obra afectará al Patrimonio. Nuestra ciudad debe someterse a unas normas arquitéctonicas determinadas, por su condicion de Ciudad Patrimonio, pero sin olvidar que la ausencia de proyetos impedirá el crecimiento de la ciudad. De hecho, grandes infraestructuras de estas características ya han sido construidas en otras ciudades para favorecer su crecimiento, permitiéndose incluso algunas infraestructuras como las polémicas escaleras mecánicas de Toledo.

Cuando el inicio de los trabajos parecía inminente, de nuevo, la situación cambió. Las primeras informaciones  alrespecto llegaron de mano del alcalde de la ciudad, Pedro Arahuetes, quien no ocultó su malestar porque la Comisión de Patromonio de la Junta había trasladado a la Unesco la competencia para autorizar su construcción «cuando todas las Ciudades Patrimonio efectúan proyectos de estas características», decía. Tras estas declaraciones, el delegado de la Junta, Luciano Municio, defendía la actuación del Gobierno regional al respecto. Pocos días atrás, fue el comercio el que alzó la voz, a través de un estudio donde apuntaban la necesidad de dotar al centro de la ciudad de más espacios de aparcamiento, una reclamación histórica en la capital, entre residentes y turistas.

Hoy la Cámara de Comercio, a través de un comunicado  considera como «un irrenunciable objetivo estratégico a corto plazo la consecución de un parking público en el Paseo de los Tilos, que contribuya a mejorar la accesibilidad al Centro Histórico segoviano». En este sentido, la Cámara r»eclama a las administraciones implicadas en la tramitación del expediente la máxima premura y que se apliquen a resolver la compatibilización del equipamiento con el máximo respeto al entorno.» Igualmente demanda que esta obra se aparte del debate político por su marcado interés general.

El parking de los Tilos o del Salón es un objetivo reivindicado por la Cámara desde 1998 y que cuenta con el respaldo del tejido social y empresarial segoviana, además de formar parte de uno de los equipamientos nucleares del Plan Estratégico de Segovia y su Alfoz para contrarrestar la desvitalización del Centro Histórico Segoviano. La concentración en esa zona de comercios, establecimientos hoteleros, centros administrativos y residenciales que dan vida a un entorno patrimonial único en España, hace obligado habilitar zonas aparcamentales si no se quiere asistir a una progresiva degradación de la actividad económica con la consecuente desertización residencial y empresarial del casco histórico.

En cuanto a las características del futuro parking, la Cámara siempre ha apostado por maximizar la cantidad de plazas disponibles, tanto de rotación como de residentes, a tenor de dos factores. Por un lado, por considerar que el emplazamiento es el más adecuado para evitar la “procesión” de vehículos privados por la trama urbana del recinto amurallado y aportar fluidez y racionalidad al tráfico en la zona. En segundo lugar, el emplazamiento está inmejorablemente conectado con la Calle Real, eje del centro histórico, permitiendo a todos los usuarios llegarse al centro en apenas dos minutos.

Por último, y respecto a la posibilidad de compatibilizar el equipamiento con la más escrupulosa preservación del patrimonio arquitectónico, la Cámara sólo quiere recordar la existencia de cientos de precedentes de parkings en áreas similares, tanto nacionales como internacionales, prueba clara de que modernizar un entorno no sólo no supone degradarlo, sino que muy al contrario, contribuye a darle valor y revitalizarlo.