La Consejería de Fomento y Medio Ambiente elabora un plan de contingencia para la reapertura de la red de espacios naturales de Castilla y León con las máximas garantías de higiene y prevención, una vez que se permita una movilidad interprovincial en la iniciada desescalada del COVID-19.

Desde el pasado 12 de marzo, Medio Ambiente recuerda que están cerradas las 26 casas del parque, los seis centros temáticos y las cuatro aulas del río y suspendieron todas sus actividades programadas, si bien, en ellos se desarrollan labores de atención al público online, mantenimiento de los centros, reprogramación de actividades y diseño de nuevos proyectos.

Por otro lado, informa que, en aplicación del Plan para la transición hacia una nueva normalidad, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente se pone a disposición de toda la sociedad la Red de Áreas Naturales Protegidas de Castilla y León, con su extensa red de espacios naturales protegidos y su amplia red de senderos y equipamientos de uso público.

En tal sentido, recuerda que reabrirá la red para un disfrute ordenado y respetuoso del medio natural, pero apela a la responsabilidad de los ciudadanos para cumplir las medidas que establezca el Gobierno, en particular garantizando la distancia de seguridad interpersonal de dos metros.

La Red de Espacios Naturales de Castilla y León, con 32 espacios naturales protegidos y más de 800.000 hectáreas, se convierte en un destino preferente como lugar de esparcimiento para un disfrute ordenado y respetuoso del medio natural, explica a través de un comunicado.

Medidas preventivas

A las medidas preventivas establecidas para toda la población y centros de recepción de visitantes en general (información visual de las medidas adoptadas, limitación de aforos, uso de mascarillas, distanciamiento mínimo social, lavado frecuente de manos o evitar saludos con contacto físicos), está previsto también el reajuste de aforos, no solo para el conjunto de los edificios, sino también en cada sala expositiva, contemplando la posibilidad de clausurar aquellas que por su dimensionamiento y diseño arquitectónico no permitan una correcta ventilación.

Igualmente, se establecerán las señalizaciones y balizamiento pertinentes para garantizar las distancias mínimas en puestos de espera y favorecer la circulación unidireccional en las salas expositivas, evitando o minimizando que haya encuentros de personas en sentidos contrarios, si bien inicialmente está previsto realizar visitas a las exposiciones solo de forma guiada, en grupos reducidos y previa reserva.

Según el nivel de afluencia de visitantes, se podrá establecer un tiempo máximo de estancia en el centro para permitir una correcta rotación de personas. Se prescindirá de todo tipo de autoservicio de material informativo, siendo expedido solo por parte de los educadores de los centros en los casos necesarios y con uso personal e intransferible.

Con el fin de evitar cualquier tipo de contacto físico compartido con elementos expositivos, se anularán y precintarán aquellos paneles y recursos interactivos que requieran manipulación por parte de los visitantes, quedando solo a disposición de los responsables de los centros para hacer uso de ellos si lo consideran oportuno en las visitas guiadas.

Por último, se recomendará el pago con tarjeta en aquellos centros que dispongan de datáfono, o el abono de importes exactos. Todos los centros contarán con los materiales higiénico-sanitarios a disposición tanto del público como de los trabajadores y se reforzará la limpieza y desinfección de los edificios.