La consejera de Educación, Rocío Lucas, ha participado esta mañana en la Conferencia de Educación que se ha celebrado por videoconferencia y en la que han participado todas las comunidades autónomas y el Ministerio de Educación y Formación Profesional.

Un encuentro en el que todas las autoridades educativas han acordado continuar con el curso; de manera no presencial mientras dure el confinamiento, y en las aulas cuando las circunstancias lo permitan.

La Conferencia de Educación ha decidido, con el visto bueno de todos, trasladar las fechas de la EBAU a una nueva horquilla de fechas. Así, se celebraría la primera convocatoria a principios del mes de julio y la segunda en septiembre. Asimismo, se adaptará la estructura y contenido de la prueba para dar una mayor optatividad. En este sentido, han elaborado un documento para asegurar justicia y racionalidad.

En cuanto a las pruebas diagnósticas previstas en la LOMCE, que en Castilla y León se iban a celebrar el próximo mes de mayo, todas las comunidades autónomas han estado de acuerdo en suspenderlas este curso. Así, ningún alumno de 3º de Primaria, 6º de Primaria o 4º de Secundaria, tendrá que someterse a estas evaluaciones.

Castilla y León se ha preocupado también en este encuentro por sus alumnos en el extranjero, y el Ministerio ha informado de que habilitará un correo electrónico para resolver todas las dudas que pudieran surgir entre estudiantes y familias.

Respecto a la Formación Profesional, han acordado flexibilizar las prácticas en el centro de trabajo (FCT) y que todos los alumnos puedan titular en este curso. De forma excepcional se reduce el tiempo necesario para completar el módulo de formación en el centro de trabajo a 220 horas. Y se integrará con un proyecto para que puedan completar la formación. La medida afecta a la Formación Profesional básica, de grado medio y grado superior. Asimismo, se retrasarán el tiempo que sea necesario las pruebas de acceso a la formación de grado medio y superior.

Con relación a las oposiciones, las comunidades autónomas se han dado una semana, en la que la Consejería de Castilla y León convocará a los sindicatos, para adoptar una posición que se pondrá en común.