El presidente de la Audiencia Provincial de Segovia, Ignacio Pando Echevarría, ha firmado el documento que deja sin efectos las reglas establecidas tras la primera declaración del estado de alarma y publicó las nuevas que regirán el funcionamiento del inmueble judicial a partir de la primera fase para la recuperación de la actividad, estableciendo como preferente la atención al ciudadano por vía telefónica y telemática y “sólo en el caso en que se estime” será una atención personal con fecha y hora.

Pando estableció que una vez se inicie la actividad podrán tener acceso al edificio de la Audiencia los funcionarios y trabajadadores así como los ciudadanos que hayan sido citados para la realización de alguna diligencia judicial o con cita previa. En el control de entrada, se mantendrá la distancia de seguridad, mediante la instalación de indicadores de separación si es preciso.

También se permitirá la entrada al edificio de los profesionales que acompañen a ciudadanos citados para actuaciones judiciales, los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad que los puedan acompañar y acompañantes de personas dependientes. En cualquier otro caso, indicó el presidente de la Audincia, para la admisión de una persona se deberá solicita autorización del magistrado o del Letrado de la Administración del órgano al que se dirija.

Pando, en el punto quinto de su escrito, remarcó que, en el caso de los profesionales, su acceso al edificio será libre a partir del levantamiento de la suspensión de plazos y términos, si bien deberán indicar el órgano judicial o de fiscalía al que acuden, a fin de controlar el aforo en cada dependencia.

En el acceso al edificio de la Audiencia, deberá existir en el control de entrada mascarillas y guantes para las personas que acudan a la práctica de diligencias que no los lleven consigo, así como gel hidroalcohólico, para el lavado de manos a la entrada y a la salida, mientras que los usuarios que accedan para consultas con cita previa o como público, deberán disponer y usar mascarillas propias. Dentro del inmueble, se respetará en todo caso las recomendaciones sanitarias de mantenimiento de distancias de seguridad.

Aforos en los juicios

En cuanto al uso de las salas de vistas se llevará a cabo cumpliendo las normas de separación y de seguridad sanitaria, colocando a la entrada gel hidroalcohólico para permitir el lavado de manos, así como suministro suficiente de fundas de plástico protectoras de los micrófonos, que cada interviniente recogerá personalmente, la colocará en el micrófono que tenga que usar y una vez que finalice la retirará para desecharla en el contenedor que debe estar en la salida de la Sala.

Ignacio Pando estableció que, cuando no se pueda garantizar la distancia interpersonal, por la existencia de varios profesionales en la misma mesa de estrados o por la asistencia de varios acusados, “deberán proveerse de mamparas de separación”, y los intervinientes y asistentes a las vistas deberán ir provistos de mascarilla y guantes.

En lo que respecta al aforo de público, cada banco de las Salas de vistas solo podrá ser ocupado por una persona, y para mantener la distancia de seguridad, se alternará en cada fila de bancos la esquina del banco en que se sienten, lo que supone que el aforo máximo de público de la Sala de Vistas será de ocho personas y de seis, en la Sala de juicios de la planta baja.

El presidente de la Audiencia dejó claro que este aforo de las salas será controlado en el control de acceso del edificio y deberá solicitarse cita previa para acudir como público a actos judiciales. Cada órgano judicial tiene que habilitar y publicar un teléfono para atender a las personas interesadas puedan acudir a un juicio.

Los medios de comunicación tendrán preferencia para ocupar hasta tres plazas en la Sala de la audiencia y dos en la de la planta baja. Los fotógrafos y cámaras podrán acceder con las medidas de protección individual previstas, para realizar fotografías o tomas de la Sala. Si fuesen a permanecer en la misma durante el juicio serán serán considerados parte del público en cuanto al aforo máximo.

El responsable de la Audiencia de Segovia recomienda que, para evitar la concentración en los pasillos de personas esperando a ser llamadas al juicio, los señalamientos de vistas se hagan con un cálculo realista del número de personas que habrán de intervenir y una estimación del tiempo que pueda durar, es deir, una citación escalonada de los intervinientes.

El servicio de seguridad del edificio se encargará de controlar el mantenimiento de la distancia interpersonal entre los convocados y cuando no sea posible, invitarán a estas personas a abandonar el edificio y esperar en el exterior hasta ser llamados.