El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) confirma íntegramente la sentencia dictada el pasado 8 de junio de 2021 por la Audiencia Provincia de Segovia en la que condenaba a un hombre por abusos sexuales y corrupción de menores de 16 años, por hechos acontecidos en 2018.

Se considera probado que el acusado Bienvenido, mayor de edad y sin antecedentes penales, conocía a la menor, que entonces tenía 13 años, por ser conocido de su familia, al haber trabajado la madre de la niña.

El acusado pedía a la menor, según recoge la sentencia, «que se dejase tocar de forma lasciva, o le pedía que le enviase fotos o videos suyos de carácter sexual o pornográfico a cambio de darle dinero». Dichas comunicaciones tuvieron lugar en un primer momento por medio de la aplicación Messenger y por vía telefónica, y después también por whatsapp.

Posteriormente, el acusado actuó de forma similar con otras amigas de la chica, también menores, haciendo «diversos comentarios de contenido sexual, como «qué buenas estáis» o «me estáis poniendo cachondo», pidiéndoles que se grabasen desnudas diciéndoles «a ver cuándo me mandáis unas fotos o un vídeo desnudas», al igual que les pidió que se grabasen «follando».

El juzgado condenó al hombre «como autor responsable de dos delitos de abuso sexual y un delito de corrupción de menores de 16 años, ya definidos, a las penas de 18 meses de multa, con cuota diaria de 15 €, por cada uno de los delitos de abuso sexual; 2 años de prisión por el delito de corrupción; pago de 3/5 de las costas», contemplando también una indemnización para las menores y una pena accesoria de alejamiento a una distancia no inferior a 200 metros, así como la prohibición de cualquier clase de comunicación con las mismas durante un periodo de cinco años.