La UVa en su conjunto, y el Campus María Zambrano, especialmente, ha optado por ofrecer una presencialidad segura que se va a mantener en todos sus posgrados y en la mayor parte de las clases de los tres centros, en las diferentes titulaciones.

En caso de que en algún grupo haya que recurrir al procedimiento de la denominada enseñanza ‘bimodal’, unos estudiantes asistirán directamente a la clase con presencia del profesor y otros podrán seguirla en un aula contigua (en la denominada «aula espejo»), recibiendo la señal de audio y vídeo de forma síncrona (a la vez que se desarrolla la clase) que el profesor imparte.

Para evitar el perjuicio de que una parte de la clase deje de tener contacto con el profesor sistemáticamente, unos estudiantes acudirán al aula con presencia del profesor una semana y a la siguiente lo hará la otra parte del grupo.

Excepcionalmente, si no fuera posible que en un centro una determinada clase con el formato bimodal fuera seguida en un aula espejo, el alumnado podría seguirla en sus ordenadores desde otros espacios del Campus de forma individual.

Preinscripción

Los datos de preinscripción y matrícula en julio han superado ligeramente las cifras del curso pasado, que ya fue un año con más de un 15 por ciento de aumento en nuevos matriculados.

El Vicerrectorado del Campus ha anunciado que hasta el 24 de septiembre no contará con datos de matrícula real más definitivos.