La Policía Local de Segovia detuvo este fin de semana a un conductor en el barrio incorporado de Zamarramala, por conducir ebrio como presunto autor de un delito contra la seguridad vial.

Los agentes también instruyeron diligencias a la conductora de otro vehículo por conducir bajo la influencia del alcohol en la avenida Padre Claret y a otro conductor, en la calle San Valentín, le impusieron sendas denuncias administrativas por dar positivo en las pruebas de alcohol y drogas.

Un fin de semana en el que los agentes realizaron dos controles de velocidad en la CL-601 y avenida de don Juan de Borbón, con un total de 23 infracciones. También se hicieron tres controles de documentación, conductores, alcoholemia y drogas, en la avenida Gerardo Diego, calle San Agustín y calle Juana Jugán, con una denuncia administrativa al conductor de un vehículo por dar positivo en las pruebas de determinación del grado de impregnación alcohólica.

En cuanto a los accidentes, sólo se registró uno esta madrugada, con un conductor que se dio a la fuga después de chocar contra un contenedor de papel, en el Paseo de Obispo Quesada. Por otro lado, por aviso del 1-1-2 Castilla y León, la Policía Local, entre el viernes y el domingo, asistió a ocho incidentes sanitarios por desvanecimientos, indisposiciones de personas o caídas de personas mayores con posterior traslado de los atendidos al Complejo Hospitalario.