La Audiencia Provincial de Segovia ha condenado a un ciudadano de origen italiano por tráfico de sustancias estupefacientes en Segovia.

La investigación comenzó cuando se detectó que «en varias ocasiones jóvenes estudiantes entraban y salían de su casa, siendo luego interceptados en poder de sustancias estupefacientes», indica la sentencia.

El 8 de Mayo de 2018, con ocasión de una entrada y registro en el domicilio del acusado, «consumidor habitual de sustancias tóxicas», según especifica el texto judicial, se hallaron en la vivienda las siguiente sustancias: «Una sustancia pulverulenta en un tarro de cristal con la inscripción «the plug», con peso neto de 4,11 grs, así como otro envoltorio de plástico con idéntica sustancia con peso de 2,7 grs, siendo el peso total 6,81 grs, que debidamente analizadas han resultado ser MDMA, con una valoración de 175,83 euros; varios trozos (3) de sustancia sólida marrón en cantidad total de 31,54 grs, que debidamente analizada ha resultado ser resina de cannabis, con un valor en el mercado de 189,24 euros; varios envoltorios (4) y un tarro de cristal conteniendo todos ellos diversos cogollos de sustancia vegetal que debidamente analizada ha resultado ser cannabis con un peso total de 31,37 grs y un valor en el mercado de 188,22 euros. Asimismo se hallaron debajo del sofá, en un envoltorio, varias «setas», que debidamente analizadas han resultado ser Psilocina, con peso neto de 13,76 grs desconociéndose su valor de mercado. Además, se hallaron en la vivienda del acusado dos aparatos para picar la marihuana (gringer), una báscula de precisión y un cúter manchado de sustancia marrón idéntica a la identificada».

Con estos hechos considerados probados, el hombre ha sido condenado «como autor responsable de un delito contra la salud pública ya definido, a la pena de tres años de prisión, accesorias legales de inhabilitación especial de derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena; multa de 728,12 €, con responsabilidad personal subsidiaria de dos meses; y pago de las costas procesales».