A las 9:30 de la mañana llamamos a la pastelería Anyu, para ver si nos podemos acercar un rato y ver cómo se trabaja en el obrador. Por teléfono, ya notamos el ajetreo que se vive en el obrador. En quince minutos, a las 09:45, Segoviaudaz.es llega a la pastelería. Nada más atravesar el umbral podemos oler las apetitosas esencias del roscón. Jesús Manso, propietario de Anyu y Presidente de la Asociación de Pasteleros de Segovia, nos recibe con las manos llenas de harina y con una sonrisa, dispuesto a enseñarnos todo el proceso de elaboración del Roscón de Reyes y sus secretos mejor guardados.

Echamos el ojo a la amasadora para ver como caen los primeros ingredientes. El primer secreto nos lo encontramos cuando Jesús echa los huevos mezclados con mantequilla y margarina. Por cada 10 kg de harina echa 2 kg de mantequilla y 1 de margarina, porque “hay mucha gente a la que no le gusta el al sabor tan fuerte de la mantequilla y la margarina “suaviza más”. ¿A qué no esperaban que este bollo llevara sal? Pues otro descubrimiento. La sal es un conservante igual que el azúcar y lleva como 100 gramos. También lleva agua, que según Jesús, “si es del frigorífico, mejor, porque al contacto con la levadura empieza a funcionar antes”.

Toca echar la harina de fuerza, especial para bollería y la amasadora continua a pleno rendimiento. Seguimos descubriendo los recovecos del obrador cuando un agradable olor nos llama la atención. Es la esencia del roscón: Agua de azahar esencia de limón, esencia de naranja y un poquito de ron.

Y llega el momento de amasar y darle forma, aquí es cuando se incluyen las tradicionales sorpresas y la haba: ya se sabe, al que le toque, paga el roscón del próximo año. Una vez amasado y decorado, se mete el roscón en la máquina de fermentado para que crezca, y por último se mete al horno. Y no vean la pinta que tienen cuando salen del horno… uhhhhmmmmm. Nos han visto con ojos “golosos” y nos han regalado un roscón, que no es por dar envidia pero… ¡está de muerte!

El secreto para que salga un buen roscón, según Jesús es “la calidad de los ingredientes, un amasado y un estufado correcto y que esté bien horneado”. Nada más y nada menos que 3 horas es lo que se tarda en hacer uno de estos ricos roscones “Es un proceso laborioso”. A los segovianos nos gusta mucho el roscón, así nos lo cuentan en la pastelería, y es que en estos días, Anyu venderá unos mil roscones. Sin parar, el personal estará tres días trabajando las 24 horas y descansando apenas dos.

¿Nos dejas que te hagamos una recomendación antes de comprar tu roscón de Reyes? Se aconseja que no vaya relleno, comerlo sólo, porque lo bueno del roscón son las esencias, y cuando lo mojas en el café , leche o en el chocolate es cuando desprende todos los sabores… pero ante gustos y posibilidades… ¡Tú eliges!

DEJA UNA RESPUESTA