Efectivos de Policía Nacional de la Comisaría de Segovia detuvieron a cuatro hombres y una mujer de nacionalidad española, con edades compendiadas entre los 34 y 63 años, por pertenencia a grupo criminal y tráfico de sustancias estupefacientes, que trasladaban entre las provincias Madrid y Segovia, para después distribuirlas en la capital y localidades limítrofes.

La actuación policial, enmarcada en la denominada ‘Operación Torre’, comenzó el pasado 25 de mayo, con un operativo que interceptó a tres personas que viajaban en dos vehículos procedentes de la Comunidad de Madrid. Los gentes ya sospechaban que estas personas podrían estar llevando sustancias estupefacientes adquiridas en la zona de Navacerrada (Madrid). Al practicarles un cacheo, se les encontró un paquete de aproximadamente un cuarto kilo de peso y que al parecer contenía cocaína, por lo que se procedió a su detención y traslado a la Comisaria.

Seguidamente se procedió al registro de tres domicilios ubicados en las localidades segovianas de Torrecaballeros y el Real Sitio de San Ildefonso, con la preceptiva autorización judicial, efectuándose la detención de otras dos personas más que también estaban presuntamente implicadas en estos mismos hechos, y se les incautó otros tipos de droga, así como efectos relacionados con el presunto tráfico ilícito.

En total se incautaron diversas cantidades de droga de distintos tipos como 305 gramos de cocaína; 55 gramos de speed; 120 gramos de marihuana; 20 gramos de ketamina; 20 gramos de MDMA; dos dosis de heroína y 15 gramos de hachís, así como efectos y utensilios que eran utilizados por los detenidos para la manipulación corte y preparación de la droga antes de ser vendida al menudeo, así como 7.100 euros en billetes de curso legal y un vehículo.

Esta operación policial se inició en marzo, cuando policías de la Comisaría de Segovia tuvieron informaciones por distintas fuentes de la existencia de una persona que se estaba dedicando a la distribución de drogas en Segovia, pudiendo confirmar que tenía su base en Torrecaballeros, desde donde estaría suministrando todo tipo de sustancias estupefacientes a personas tanto en la capital como en otras poblaciones próximas.

Las investigaciones indicaron que los detenidos se trasladaban a localidades la parte madrileña de la Sierra de Guadarrama, donde adquirían la cocaína con alto grado de pureza que luego «cortaban» para distribuir a su clientela. En sus traslados, tomaban muchas medidas de seguridad utilizando siempre dos vehículos, uno de ellos que venía el primero de ‘lanzadera’ para comprobar que en el trayecto no había ningún obstáculo o control policial y, en caso de observar algo sospechoso, avisaría al segundo que venía posteriormente y que era el que portaba la droga.

Los cinco detenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia, decretó el ingreso en prisión de dos de ellos.