Los datos lo corroboran. En Castilla y León se hace más difícil doblegar otra curva, la del reto demográfico: 14.299 muertes más que nacimientos se registraron en el último año en la Comunidad, lo que tiene como consecuencia el segundo peor saldo vegetativo de España, sólo superada por Galicia, con 15.631. Son datos que publica hoy el Instituto Nacional de Estadística que vuelven a poner sobre la mesa el problema del envejecimiento de la población y el relevo generacional.

Sólo tres autonomías registraron un saldo positivo, Madrid (8.400), Región de Murcia (2.781), Baleares (1.654), junto a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla (305 y 759). El resto registraron descensos, pero no tan acuciantes como Castilla y León y Galicia. Así, el saldo también negativo en Navarra (187), La Rioja (736), Andalucía (1.297), junto a Canarias (1.546). Por encima de la cifra de 2.000 se situaron Cantabria (2.486), Cataluña (2.503), mientras que el resto de autonomías superaron la barrera de los 3.000: Extremadura (3.595), Aragón (3.965), junto a Castilla-la Manca (4.151), País Vasco (6.152), así como la Comunidad Valenciana (6.756), y Principado de Asturias (7.741)

---