La Gerencia de Atención Primaria de León hace un cribado de test masivos de antígenos de segunda generación a la población de la zona básica de salud de La Palomera

Castilla y León aumentó un uno por ciento las pruebas de diagnóstico de COVID-19 semanales hasta situar la ratio total en 878,13 por cada 1.000 habitantes, alcanzando las 2.110.039 pruebas realizadas desde el inicio de la pandemia del coronavirus hace ahora un año, informa Ical.

Así, y según el informe remitido a Ical hoy por el Ministerio de Sanidad, en Castilla y León se realizaron, entre los días 5 y 11 de marzo, un total de 18.364 PCR y 11.370 test de antígenos, sumando entre ambas pruebas las 29.734 realizadas en esos siete días.

Además, desde el inicio de la pandemia se realizaron 463.792 test rápidos, de los que 46 tuvieron lugar en la última semana, y 69.727 pruebas de detección de otro tipo, incrementándose estas últimas en un 2 por ciento en la semana del 5 al 11 de marzo al realizarse 1.250 test.

Tal y como señala el mismo informe del Ministerio de Sanidad, en España se realizaron más de 34,7 millones de pruebas diagnósticas desde el inicio de la pandemia de COVID-19 y, en la semana del 5 al 11 de marzo, ascendieron a 739.163, de las que 477.965 fueron PCR y 261.198 correspondieron a test de antígenos. El incremento porcentual semanal fue del 2 por ciento y la tasa se situó en 738,54 test realizados por cada 1.000 habitantes.

También la última semana se registraron 4.750 test rápidos realizados en el conjunto del país y 41.724 pruebas de detección del COVID-19 de otro tipo, con un incremento de estas últimas del uno por ciento.