El informe de fiscalidad local del Consejo General de Economistas coloca a Segovia como la séptima capital del país con una mayor presión fiscal por habitante, en comparación con su población. Un dato que ha querido destacar el grupo de concejales del Partido Popular en el Ayuntamiento de Segovia. Según este documento, los segovianos pagan de media casi 771 euros en concepto de tasas e impuestos.

Los populares criticaron que el Gobierno de Luquero ha llevado Segovia a ser la tercera capital más pequeña de España y “nos ha colocado entre las capitales con mayor presión fiscal”, lo que perjudica “tanto a las familias como a las empresas” y no es para “sentirse orgullosos de la gestión realizada”. La portavoz Raquel Fernández recordó que “no han dado ni un respiro a los contribuyentes segovianos”, ni durante la crisis, cuando empezó la recuperación, ni en este 2018.

El PP mostró su preocupación porque Segovia sea la segunda capital de España y la primera de Castilla y León donde se paga “más por las tasas”, que es algo que depende directamente de los Ayuntamientos, con “una desorbitada subida de la tasa del agua”, que se impuso en 2016. Para la portavoz popular este “es esfuerzo fiscal que se le está exigiendo a nuestros vecinos”, no va a inversiones en los barrios sino “a pagar el CAT, sentencias millonarias perdidas y caprichos culturales”.

Para los concejales del Partido Popular, con una presión fiscal tan elevada es “normal” que los segovianos se vayan, no se instalen empresas y perdamos población año tras año. Por último, instaron al gobierno de Clara Luquero a que se ponga a trabajar y “tome medidas que moderen esa fiscalidad”.