La Confederación Hidrográfica de Duero (CHD) prevé invertir 800.000 euros en la construcción de varios pozos de sequía que garantizarán -junto al recrecimiento de la presa del Tejo, la construcción del azud de Carbonero el Mayor, los pozos del acuífero de Madrona y la presa de Puente Alta-, el abastecimiento de agua “de por vida” a la provincia, aunque duplique su población. Las obras se declararán de emergencia, con el fin de que estén concluidas lo antes posible. De hecho, ya se están estudiando las localizaciones y lo que puede costar el proyecto, según explicó Antonio Gato, quien insistió en que de este modo quedará solucionado el problema.

Esta medida se enmarca dentro del Real Decreto Ley por el que este año se adoptarán medidas urgentes y de carácter excepcional para paliar los efectos producidos por la sequía en las cuencas hidrográficas del Duero, Tajo, Guadiana, Guadalquivir, Segura, Júcar y Ebro, teniendo en cuenta que el nuevo año hidrológico 2009-2010 se ha abierto con un nivel de reservas bastante bajo en la mayoría de las cuencas.

“En estos momentos, estamos ya trabajando para evitar que si el embalse del Pontón Alto vuelve a una situación tan agobiante como la que hemos tenido este verano haya una alternativa más, además de las que existen. Lo que queremos es tener otra alternativa que aporte caudal a Segovia y a la Mancomunidad de la Atalaya, que no tiene otra”, insistió Gato.

El Real Decreto Ley de sequía pretende establecer medidas administrativas excepcionales para la gestión de los recursos hidráulicos; para la regulación de las transacciones de derechos al aprovechamiento de agua; y establecer medidas de apoyo a los titulares de derechos al uso de agua para riego y abastecimientos en los ámbitos territoriales afectados por la sequía, cuando hayan dispuesto en la pasada campaña de una dotación de agua igual o inferior al 50 por 100 de la facilitada en un año normal. Asimismo, faculta a las Juntas de Gobierno y a los presidentes de las confederaciones hidrográficas a modificar temporalmente las condiciones de utilización del dominio público hidráulico, cualquiera que sea el título habilitante que haya dado derecho a esa utilización. Por tanto, podrán reducir las dotaciones en el suministro de agua que sean precisas para racionalizar la distribución de los recursos hídricos, modificar los criterios de prioridad para la asignación de recursos a los distintos usos del agua, o imponer la sustitución de la totalidad o de parte de los caudales concesionales por otros de distinto origen y de calidad adecuada para el uso al que está destinado, entre otras opciones.

La nueva norma contempla además actuaciones relativas a la tramitación de los procedimientos afectados por la aplicación de las medidas excepcionales; la puesta en servicio y ejecución de sondeos; el carácter no indemnizable de las medidas adoptadas; el régimen sancionador; el suministro de información de las empresas de los servicios energéticos del sector eléctrico; y las relaciones de las confederaciones hidrográficas con las delegaciones del Gobierno en las comunidades autónomas.

 

La Presa de Puente Alta de Segovia

Por otro lado, el presidente de la CHD explicó que también se trabaja en la recrecida de la presa municipal de Puente Alta o Revenga, que se ejecutará “siempre que la cofinancie el Ayuntamiento y la Comunidad Autónoma, puesto que las competencias en materia de abastecimiento dependen de la Junta”.

Gato recordó el compromiso expreso del secretario del Estado de Medio Rural y Agua, Josep Puxeu, quien en noviembre se comprometió a solucionar los problemas de abastecimiento de la provincia, y la reunión que mantuvo él con el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, quien le presentó la propuesta de ampliar la capacidad de embalse de Puente Alta con la construcción de una nueva pared unos metros más, aguas abajo del río Frío.

En concreto, la propuesta presentada por el Ayuntamiento segoviano contempla la construcción de un nuevo embalse, con una capacidad de seis hectómetros cúbicos, aguas abajo del de Puente Alta cuyo coste, según las estimaciones del alcalde, sería de 18 millones de euros. El presidente de la CHD, Antonio Gato anunció en su día que, en caso de que el proyecto tenga viabilidad ambiental, requisito previo para poder acometer la actuación, la apuesta del Gobierno de España “pasa por solucionar de manera definitiva los problemas de agua que sufre Segovia capital liderando los proyectos necesarios para ello”, siempre que se cuente con el apoyo de la Junta.