Un total de 12.973 jóvenes de Castilla y León recibió la ayuda de la Renta 167.472, después de que otros 18.478 jóvenes hayan empezado a cobrar la ayuda de 210 euros para el pago del alquiler en el cuarto trimestre del año, lo que supone un incremento del 12,4 por ciento con respecto a octubre, según los datos difundidos por el Ministerio de la Vivienda.

Asimismo en Castilla y León, hasta el 31 de diciembre se presentaron 23.715 solicitudes, de las cuales se dictó resolución en 22.303. De ellas, 17.946 resultaron positivas y enviadas al Ministerio y en 12.522 se verificó el pago del alquiler que ya están cobrando 12.973 jóvenes de la Comunidad Autónoma. La Comunidad fue la quinta autonomía con un mayor número de perceptores superada por Madrid, Andalucía y Galicia.

Por provincias, en Ávila hay 631 perceptores; en Burgos, 1.592; en León 2.714; en Palencia, 768; en Salamanca, 2.305; en Segovia, 755; en Soria, 409; en Valladolid, 2.979 perceptores de las ayudas; y en Zamora, 820. Además, 6.929 son hombres y 6.044 mujeres. De las 2.768 resoluciones con impedimentos legales para el cobro, 305 fueron anuladas por la Junta de Castilla y León, en 1.591 no se acreditó el pago del alquiler y en 872 se incumplía el requisito de estar al corriente de pago con Hacienda y la Seguridad Social.

Por otra parte, en España la Renta Básica de Emancipación llegó a 167.472 hogares ya que el Ministerio de Vivienda ordenó pagos en prestaciones a los beneficiarios por un valor de 399,4 millones de euros desde la entrada en vigor de la RBE. De este importe, 390,3 millones de euros corresponden al pago de mensualidades y aval y 9,1 millones para pagos de préstamos de fianza.

Al finalizar noviembre había 41.866 jóvenes que presentaban algún tipo de incidencia en su expediente que ha impedido al Ministerio abonar temporal o definitivamente la ayuda por los siguientes motivos. Las Comunidades Autónomas, competentes para tramitar y resolver las solicitudes, anularon la resolución positiva otorgada previamente por ellas en 7.620 casos. Otros 12.189 jóvenes presentaron algún tipo de incumplimiento con las agencias tributarias o la Seguridad Social siendo requisito indispensable para poder cobrar una subvención pública estar al corriente de las obligaciones administrativas y fiscales. En 22.057 casos no se acreditó estar al corriente del pago del alquiler, lo cual es también requisito necesario para poder percibir la ayuda.

En total, 314.583 jóvenes solicitaron la Renta Básica de Emancipación desde su creación, 33.876 más que hasta octubre. Las comunidades autónomas concedieron y enviaron al Ministerio 226.640 resoluciones positivas de las que permanecen vivas 159.131 y se han extinguido 67.509 porque el beneficiario ha dejado de cumplir alguna de las condiciones de edad, ingresos o residencia en alquiler con las que se diseñó la RBE. El Ministerio ha abonado la ayuda al 97 por ciento de los jóvenes con resolución positiva y a los que se les ha verificado el pago del alquiler.

Cataluña es la comunidad con un mayor número de beneficiarios con 29.790 hogares a los que llega la RBE, con un incremento del 16,4 por ciento con respecto al trimestre anterior. Le siguen la Comunidad de Madrid con 26.367 y un incremento del 15,4 por ciento y Andalucía con 19.820 y un aumento del 8,6 por ciento.

El esfuerzo que supone a los jóvenes emanciparse, entendiendo como tal el porcentaje que supone el pago del alquiler sobre los ingresos que perciben, es del 42 por ciento en España y del 37,2 en Castilla y León. Al recibir la Renta Básica de Emancipación, el esfuerzo se reduce considerablemente, situándose en el 24 por ciento en el conjunto del Estado y en el 17,84 en la Comunidad.

Las mujeres vuelven a ser las que más demandan y, en la misma proporción, las que más cobran la ayuda de los 210 euros de tal forma que 94.138 mujeres perciben la RBE, un 56,2 por ciento del total por 73.334 hombres, un 43,8 por ciento.

 

Según las distintas edades

Por edad, los mayores porcentajes de beneficiarios se dan entre los 27 y los 29 años, concentrándose en ese tramo el 50,3 por ciento de los beneficiarios. En concreto el 17,5 por ciento tiene 28 años, mientras que el 37,7 por ciento de los perceptores tiene entre 23 y 26 años. Por último el 0,73 por ciento tiene 22 años y el 11,21 por ciento, 30 años, edad mínima y máxima para cobrar la ayuda. Además, el 28,6 por ciento pagan menos de 400 euros, el 42,8 entre 400 y 600 euros; el 21,3 entre 600 y 800 euros y el 7,4, más de 800 euros al mes.

Finalmente, según los ingresos de los beneficiarios, el mayor porcentaje de los mismos, el 38,1 por ciento tienen unas rentas de entre 10.000 y 15.000 euros; el 36,5 tienen unos ingresos de entre 15.000 y 22.000 euros y el 25,4, menos de 10.000 euros.