La Fundación Instituto de Estudios de Ciencias de la Salud de Castilla y León (ICSCYL) recibirá una ayuda de 50.000 euros para su proyecto de vigilancia virológica y seroepidemiológica de la gripe en la población castellana y leonesa a través del Centro Nacional de la Gripe de Valladolid, según acordó en su reunión del hoy el Consejo de Gobierno, informa Ical.

La partida está incluida en el ‘Plan estratégico de subvenciones 2021-2023’ de la Consejería de Sanidad, para apoyar las acciones de vigilancia virológica que pasan por la recepción y tratamiento de muestras para aislamiento del virus gripal a partir de casos clínicos propuestos por los médicos y centros centinelas del programa de vigilancia de la gripe de Castilla y León; la colaboración en el análisis de las cepas con el Centro de referencia para virus gripal de Mill Hill (Londres); la redacción de informes y su envío al centro de procedencia de las muestras y a la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad, así como la realización de cultivos dos veces por semana durante la onda epidémica anual de la enfermedad o el desarrollo de una memoria numérica y porcentual con los resultados de las actividades realizadas, entre otras.

Por otro lado, también se prevé la realización de actividades de vigilancia seroepidemiológica de la gripe. Entre ellas se incluyen la recogida de las muestras séricas pre y post-vacunales, el tratamiento de los sueros, la titulación de antígenos gripales, la medida de la respuesta de los anticuerpos ante diversas cepas de las personas seleccionadas al efecto y la elaboración de listados con los datos obtenidos.

El Centro Nacional de Gripe de Valladolid cuenta con los dispositivos de investigación acreditados, así como con los recursos humanos de reconocido prestigio profesional y científico adecuados para el desarrollo de trabajos técnicos y de investigación en el ámbito de la vigilancia epidemiológica. Además, este centro, dependiente de la Universidad de Valladolid (UVA), ha sido reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) por su trabajo en la detección de virus gripales y de otros con potencial pandémico, y forma parte de la red de 126 laboratorios de los que dispone la OMS en todo el mundo para el diagnóstico y la caracterización de los virus circulantes. Por todas estas razones, el proyecto se desarrollará con su colaboración.