La localidad segoviana de Zamarramala se convirtió de nuevo en la fiesta de la reivindicación de la igualdad femenina en la celebración de la fiesta de Santa Águeda, en la que participaron miles de personas.

En la celebración en honor a la mártir siciliana volvieron a repetirse las referencias a la condición femenina y se entregaron los premios a las personas e instituciones destacadas por su labor a favor del sexo femenino. De este modo, el título de ‘Matahombres de Oro 2011’ fue recogido por el actor Juan Echanove, mientras que el premio ‘Ome Bueno e Leal de Zamarramala ‘ fue concedido a la Fundación Enresa, que recogió su presidente, Alejandro Pina Barrio. El pregón de fiestas lo leyó el escritor y ceramista Ignacio Sanz.

Los actos comenzaron a las 11.30 horas con la procesión con la imagen de Santa Águeda por las calles del pueblo, en cuyo transcurso se hizo la habitual demostración del juego de banderas y escolta de alabardas arrebatadas a los sarracenos en la reconquista del Alcázar. La comitiva se dirigió luego a la iglesia parroquial con bailes de las alcaldesas para celebrar la misa. Tras la ceremonia, que ofició el nuevo párroco titular, Juan Santos Cuesta, se procedió a la entrega de nombramientos de aguederas Honorarias e Perpetuas a las concejalas del Ayuntamiento Ana Isabel Sanjosé Rodríguez y Eva Martín Peñas. Además se dio el título a María Jesús Llorente, viuda del fotógrafo Fernando Peñalosa. También fueron condecoradas Margarita Cygan Zelinski, y Milagros Torres Gete. Los actos concluyeron con la quema del pelele en la Plaza de las Alcaldesas y la actuación del grupo de Danzas ‘Emperador Teodosio’.

En su discurso, el actor Juan Echanove se refirió a que la necesidad de avanzar en la igualdad femenina “parece una obviedad pero no es así, si miramos fuera de nuestras fronteras vemos que muchas mujeres mueren por reclamar algo que nos parece muy corriente, y sufren torturas”; y denuncio lo cotidiano que resulta en nuestro alrededor ver con que continúa habiendo violencia machista.

El presidente de la Fundación Enresa, Alejandro Pina, ensalzó su condición de segoviano y la importancia de la fiesta de Santa Águeda. Además dijo que a partir de ahora también se proclamará “zamarriego por donde vaya”.

El pregonero Ignacio Sanz, hizo un repaso por el protagonismo femenino en la literatura y en la sociedad, y recordó a personajes como Santa Teresa de Jesús o la mexicana Sor Juana Inés de la Cruz. Pero sobre todo a las mujeres anónimas que hacen “que el mundo sea más amable y jubiloso”. Como ejemplo puso un caso cercano y dijo que sin “mi madre, sin mi abuela, sin mi hermana y sin mi hermana yo sería un Adán”.

DEJA UNA RESPUESTA