Ambientair ilumina y lleva buenos olores a los cinco continentes. Creada en 1997 para la distribución de velas aromáticas, esta empresa segoviana radicada en el polígono de Valverde amplió sus horizontes en 2010 con la fabricación de ambientadores, y acaba de dar un nuevo salto al comenzar a producir directamente las velas que hasta ahora solo distribuía.

El presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, ha recorrido recientemente sus amplias instalaciones que ocupan unos 10.000 metros cuadrados. Lo ha hecho acompañado por el consejero delegado de Ambientair, Andrés Ortega. “Somos una empresa cien por cien made in Segovia”, apunta con orgullo Andrés Ortega, quien deja claro que esa condición les da muy buena imagen en el exterior. Sus contactos en el extranjero se marchan encantados de la ciudad cuando vienen a conocer sus instalaciones en el polígono de Valverde.

Ese ‘segovianismo’ no se queda además en meras palabras. El compromiso con el  proyecto cultural del Museo Esteban Vicente o con los Conciertos de las Velas de Pedraza, dejan clara su responsabilidad social a través de colaboraciones como la que mantienen con Apadefim. En sus instalaciones se sitúa un enclave laboral de esa asociación segoviana, que permite dar empleo a un buen número de personas con discapacidad intelectual. Del transporte de toda su producción se encargan también tres empresas segovianas.

Este año alcanzará los veinte millones de facturación, con un crecimiento estimado en torno a un 30 por ciento. Se trata de una de las empresas segovianas más internacionales, con presencia en cerca de cuarenta países de todos los continentes, y con filiales en México y en EEUU.

Cuatro líneas de producción

En materia de ambientadores, dispone de cuatro líneas de producción y ocho embotelladoras, de una de las cuales se encarga Apadefim. Se trata de un trabajo manual, que exige un cierto cariño, aunque su idea es automatizar la labor lo más posible por lo que han adquirido una nueva máquina de llenado con 18 grifos. “Tenemos ventaja porque el producto de nuestros ambientadores no tiene alcohol. Se trata de una fórmula que hemos logrado después de mucha investigación, que nos garantiza una larga duración y mucha intensidad”, explica Andrés Ortega.

Su implantación en las grandes superficies de este país es más que notable. Ambientair distribuye ambientadores, entre otros, a El Corte Inglés, Carrefour, Alcampo o Dia, y a más de 1500 pequeños comercios en toda la geografía nacional. Tampoco se queda atrás en los supermercados, donde se ha hecho con algo más del 27% del mercado, casi un cuarenta por ciento de esa tarta también con su propia marca. En sus laboratorios se prueban, por ejemplo, los nuevos ambientadores para ver si cambian de color expuestos a la luz artificial.

30.000 velas diarias

Ambientair no olvida sus orígenes con la distribución de las velas y a finales del año pasado empezó también a fabricarlas. Aunque su realización sigue siendo muy artesanal, ha adquirido una máquina de unos 35 metros de línea para su producción, que les permitirá fabricar unas 30.000 velas diarias.

Trabajan con cera vegetal, que procede de una mezcla de aceite de palma y coco o soja. Su producción exige unas determinadas condiciones de temperatura -80 grados-, pues la cera tiene que solidificarse y mezclarse con el perfume y el color elegido. “Nos interesa que se solidifique de forma lenta para que el perfume que introducimos se conserve por igual en toda la vela”, aclara para finalizar el consejero delegado de Ambientair.