El pasado mes de abril se inició esta investigación, denominada Oriental-Gupy, encaminada a esclarecer varios hechos delictivos que supuestamente se estaban cometiendo en Segovia y pueblos cercanos a la ciudad.

Las comprobaciones realizadas por miembros de la Guardia Civil y de la Policía Nacional de Segovia y de la Comisaría Local de Policía Nacional de Fuenlabrada (Madrid), llevaron al convencimiento de que en localidades próximas a la capital segoviana, la organización criminal se dedicaba a la elaboración y cultivo de plantas de marihuana para su posterior transporte y venta en diferentes capitales de la geografía española.

Fruto de la investigación conjunta se pudo observar que los presuntos integrantes de la organización utilizaban, para su actividad delictiva, una nave situada en la carretera de Segovia a Espirdo, en el término municipal de La Lastrilla, otra en el Polígono de Hontoria y una vivienda unifamilar de la localidad de Encinillas.

Una vez obtenida la preceptiva autorización judicial, se procedió a realizar las entradas y registros, que tuvieron lugar el pasado día 12, tanto en las naves como en el domicilio ya mencionado.

Una de las naves era el núcleo principal del cultivo de marihuana. Estaba dividida en cuatro naves pequeñas, perfectamente acondicionadas para el cultivo, con instalación de extractores de aire para que el olor de la marihuana no saliese al exterior, y evitar el riesgo de ser descubiertos. Contaba con lámparas de interior de calor, gran cantidad de sacos de tierra, de abono, botes, garrafas con líquidos de diversas clases, con la finalidad de obtener un cultivo de marihuana de gran calidad.

Los componentes de la organización realizaban una vigilancia permanente de su infraestructura, como así lo indica el hecho de la existencia, en una de las naves, de un cuarto anexo con una cama, cocina de gas y enseres para cocinar. En el momento de la práctica del registro, los agentes procedieron a la detención de una de las personas que estaban realizando funciones de vigilancia, cuando intentó su huida por la parte trasera.

En la operación se ha decomisado un total de 560 plantas de marihuana, así como numerosos productos de elaboración y cultivo, sacos de tierra y de abono, ventiladores y lámparas de calor; siendo destacable la compleja instalación eléctrica desarrollada para obtener la fuente de energía necesaria para abastecer el cultivo.

En esta fase de ejecución se contó con operarios de la Compañía Unión Fenosa, ya que los detenidos se abastecían de enganches ilegales a torretas alternativas de la red general, de manera que la empresa suministradora no detectase en las naves un elevado consumo de electricidad. De la investigación realizada, se ven indicios suficientes para establecer que los detenidos formaban parte de una organización perfectamente estructurada, desarrollando roles muy definidos.

En total el número de detenidos asciende a 6 personas de diferentes nacionalidades. Una mujer de 20 años de edad, de nacionalidad española; un hombre de 57 años de edad, de nacionalidad vietnamita; y cuatro ciudadanos de nacionalidad china con edades comprendidas entre los 36 y los 33 años.

La investigación se encuentra judicializada en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 5 de Segovia, teniendo colaboración de los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción nº 4 y 6 de esta Ciudad. Los detenidos fueron puestos a disposición de la autoridad judicial, y los cinco hombres fueron ingresados en prisión.