Cada vez son más frecuentes las pintadas en las fachadas de las viviendas o en los monumentos del casco histórico de la ciudad de Segovia. Los ataques, además de dudoso gusto creativo y lejos de ser hechos aislados, se repiten sistemáticamente en según qué lugares como queda reflejado en la imagen donde puede observarse como pintadas ya borradas son “repintadas”. Además, esta circunstancia conlleva un gasto importante para las arcas municipales y un trastorno para muchos vecinos.

Foto: Imagen de una fachada de la calle Daoiz tomada el 6 de enero de 2015