Las navidades resultaron felices para los vecinos de Sotosalbos una vez que, además de recibir la visita de sus familiares emigrados en busca de trabajo en otras zonas, pudieron volver a escuchar el sonido de la fragua que presidió el pueblo durante muchos años y que ahora, gracias a una subvención del Parque de Guadarrama vuelve a estar disponible para su uso.

Con apenas 130 habitantes censados y a tan solo 20 kilómetros de Segovia, Sotosalbos ha presumido siempre de cabaña ganadera y es ahora cuando el sector turístico ha ido tomando fuerza con el paso de los años y son varios los restaurantes, casas rurales y tiendas las que sobreviven en la zona.

En su afán por revitalizar aún más la comarca e incentivar la llegada de nuevos vecinos, asentar población y dinamizar económicamente la zona, el Ayuntamiento ha recuperado una antigua fragua municipal que hubo de ser derribada hace algunos años por encontrarse en ruinas.

El primer encendido de la nueva posesión municipal tuvo lugar el día de Reyes con un acto en el que mayores y pequeños pudieron acercarse a un elemento que fue habitual hace no demasiado tiempo y que ahora el consistorio quiere convertir en elemento indispensable para artesanos, profesionales de los oficios tradicionales o todo aquel que quiera utilizarlo.

La fragua rehabilitada respeta en su mayor parte la estética original e incluso conserva algunas de las piezas originales y su ubicación es idéntica a la de la anterior. El proyecto se ha llevado a cabo siguiendo la estética del municipio, con materiales tradicionales como la piedra, la madera, el cemento blanco y la teja árabe y se ideó para que pueda ser utilizada por cualquier artesano.

La construcción se ha realizado dejando uno de los laterales a modo de ventanal, cerrado con una reja, de forma que su uso favorezca la exhibición del artesano y la divulgación del oficio de herrero.

Feliciano Isabel Gimeno es el alcalde de Sotosalbos y recuerda la antigua fragua “donde el herrero del pueblo arreglaba utensilios y fabricaba ruedas, remaches y todo lo imaginable en su taller”. La nostalgia se apodera de él al recordar aquellos años y justifica el acto de inauguración en fechas navideñas y con los niños presentes ” porque entienden muchas cosas si aprenden cómo eran estos viejos oficios”.

Isabel Gimeno muestra su confianza en que la fragua se utilice “con frecuencia” y afronta con esperanza su primera gran prueba de fuego en la próxima Feria del Arcipestre que tendrá lugar el día 29 de julio.

Para el estreno de la nueva fragua, Sotosalbos contó con Jacobo, un vecino del pueblo que encendió el fuego, hizo funcionar el antiguo fuelle y sorprendió a los pequeños con la humareda que generó y con el sistema de poleas instalado, igual que el de la fragua original.

Ya es posible trabajar en Sotosalbos el hierro en la chimenea gracias a la fragua, enfriar la forja en la pila de piedra e incluso, en un guiño a los nuevos tiempos, utilizar luz eléctrica por si es necesario utilizar herramientas para terminar las piezas elaboradas.

El alcalde insiste en que la fragua “es del pueblo” y que para su utilización solo hay que solicitar su uso al consistorio en el teléfono 921 403 119 en horario de secretaría, los martes de 12.30 a 14.30 horas y de 16.00 a 18.30 horas y los jueves de 16.00 a 18.00 horas, o a través del correo electrónico secretario@sotosalbos.es

 

06prn201701348870