Publicidad

Una barbarie en el corazón de Segovia

Publicidad

El Cuerpo Nacional de Policía investiga la aparición de pintadas vandálicas en dos pilares del acueducto de Segovia situados a la altura de la Academia de Artillería. El centro militar ya ha cedido la grabación de sus cámaras exteriores para tratar de identificar al autor o autores de “la agresión más fuerte” a este monumento que recuerda la concejala de Patrimonio Histórico, Claudia de Santos, quien matizó que operarios municipales han podido limpiar ya por completo la zona afectada bajo la supervisión del arquitecto municipal.

En los dos grafitis se leía la palabra ‘Nire’ en rojo. Uno de ellos “ha sido más fácil de limpiar” porque sólo ocupaba un sillar, pero el otro abarcaba dos y “la pintura había entrado en las juntas”, advirtió la edil en declaraciones a la agencia Ical. “Afortunadamente, eran de un espray de obra que se podido quitar con un disolvente y agua a presión, sin utilizar métodos más abrasivos como habría sido tener que usar chorro de sílice”, aclaró.

Publicidad

El Ayuntamiento de Segovia presentó ayer la denuncia en la Comisaría de Policía, aunque De Santos cree que las pintadas se hicieron durante la noche del jueves al viernes de la semana pasada. “A nosotros nos llegó entonces la foto en un mensaje de gente que vive en la zona, y aunque no sabemos cuándo ocurrieron exactamente, eran tan notorias que seguramente las habrían visto antes”, argumentó.

Las dos pintadas estaban en dos pilares de la calle Altamira, en el lado del acueducto más próximo al instituto Mariano Quintanilla, el opuesto a la Academia de Artillería y fuera del alcance de quienes pasaran por allí en coche, pero a pesar de ello el Ayuntamiento confía en que las cámaras permitan identificar al responsable o responsables. De momento, fuentes de la institución militar confirmaron a Ical que ya han pasado las imágenes a la Policía para colaborar en la investigación, tal y como han hecho en anteriores ocasiones por otros sucesos.

Desde la Concejalía de Patrimonio, se confirma que agresiones como la recibida por el acueducto son constitutivas de delito y los castigos correspondientes, al tratarse de un monumento patrimonio de la humanidad, traen consigo penas de cárcel.

Foto: Detalle de la pintada reliazada en el acueducto y que ya ha sido eliminada por los operarios municipales/Ical

Publicidad