“Turégano cuenta ya con un plan”, esa es la conclusión del alcalde de la villa, Juan Montes, tras el trabajo realizado por un grupo de becados y profesores a lo largo de las últimas semanas sobre los recursos culturales, turísticos y patrimoniales de la localidad, y de forma especial acerca del castillo, en el I Workshop sobre Patrimonio Cultural celebrado en Turégano.

Arquitectos, historiadores y restauradores han trabajado a lo largo de las últimas semanas sobre el pasado y el futuro de Turégano. Han buceado en el archivo municipal y en el provincial para documentar distintos aspectos, han apuntado algunos elementos susceptibles de explotación turística y han dado algunas ideas sobre cómo orientar mejor las visitas al castillo, sin duda el buque insignia del patrimonio de la villa. El objetivo de estas jornadas era completar dos proyectos: de dinamización cultural del Municipio y su entorno, y de rehabilitación del Castillo.

Becados y profesores consideran necesarias algunas intervenciones en el castillo para su mejor explotación cultural y turística. Creen que se debe actuar en los accesos, así como mejorar su accesibilidad mediante la instalación de una rampa para facilitar la entrada a la iglesia. Asimismo, aconsejan algún tipo de instalación en su interior para que pueda acoger distintas exposiciones temporales.

Además, consideran necesario recuperar las antiguas construcciones de obras hidráulicas que se ejecutaron para acabar con las continuas inundaciones, una de ellas llegó a afectar a la iglesia de Santiago, y para resolver algunos problemas sanitarios. Una de ellas es un Acueducto muy bien conservado, con sus correspondientes desarenadores, que permitió traer el agua a la villa desde un manantial. A esa misma época corresponde el encauzamiento de los arroyos Valseco y Mulas.

También recomiendan la explotación turística de los muchos dinteles existentes en la villa en casas importantes, la mayoría de ellas del siglo XVIII.