El transporte de uso compartido entre escolares y el resto de viajeros dará un gran paso el próximo curso en su despliegue por el medio rural de Castilla y León. La Consejería de Fomento y Medio Ambiente prevé poner en marcha 342 nuevas rutas a partir de septiembre, que se sumarán a las 460 existentes y que atienden a 1.548 localidades. De esta forma, llegarán a 1.000 poblaciones más, con un total de 2.500 pueblos de la Comunidad.

Esta iniciativa alcanzará las 802 rutas de transporte mixto en el curso 2017-2018, con lo que el 50 % de las líneas se encontrarán ya integradas mediante esta fórmula que se puso en marcha como experiencia piloto en 2013 en la zona de Bembibre (León) y Turégano (Segovia), según explicó Juan Carlos Suárez-Quiñones, quien destacó que el servicio funciona “extraordinariamente bien”.

Asimismo, esta modalidad de transporte, que permite compartir el autobús a los escolares y viajeros de uso general, de forma que se incrementa la cobertura del servicio, supera ya los 20.000 usuarios en la Comunidad. El consejero de Fomento señaló que se trata de una cifra elevada, debido a la escasa población de gran parte de los pueblos de Castilla y León, ya que indicó que en algunas rutas solo suben uno o dos niños.

Suárez-Quiñones mostró su disposición a seguir impulsando este tipo de transporte, que recalcó responde a las características de Castilla y León, junto con el Transporte a la Demanda, que recordó ha sido “copiado” por otros países y comunidades. Además, el consejero de Fomento señaló que a medida que los presupuestos lo permitan se mejorará “poco a poco” el servicio, que sufrió restricciones presupuestarias en el pasado.