La directora de Titirimundi, Marián Palma, afirma que el desaparecido fundador del festival, Julio Michel, nunca se programó como titiritero pero en esta 32 edición “sí estará presente” con la recuperación de uno de los montajes talismán de su compañía Libélula, ‘Cristobita’. Además Titirimundi rendirá homenaje a Michel con el pasacalles de la antigua Deliciosa Royala y los conciertos de Los Titiriteros de Binéfar y la Ensemble TMC18.

Marián Palma explicó que la compañía aragonesa Los Titiriteros de Binéfar se ofreció a realizar de forma gratuita el concierto homenaje a Julio Michel, el sábado 12 de mayo, bajo el título ‘Los cómicos de la lengua’. También, actuará de forma gratuita en el festival el fundador de ‘El Circo de las Pulgas’, Dominique Kerignard. “Hemos tenido más ofrecimientos”, expuso la directora de Titirimundi, perno “no teníamos ya cabida” y ya hay “mucho apalabrado para futuras ediciones”.

La compañía El Retablillo será la encargada de recuperar la obra ‘Cristobita’ de la compañía títeres de Julio Michel, Libélula. Uno de sus discípulos, David Faraco, y Sofie Krog, contarán la historia del nieto de Cristóbal Colón con “tres pequeñas obritas con títeres de cachiporra”. Además, una de las compañías más prestigiosa del teatro de muñecos de España, la antigua Deliciosa Royala, recuperará uno de los pasacalles favoritos del creador de Titirimundi.

La agrupación Ensemble TMC18 ofrecerá el domingo 13 de mayo un concierto en familia tal y como tenían programado  con el cuento musical ‘Pedro y el lobo’ de Prokófiev, acompañado del ‘Concierto de Aranjuez’, en el que Julio Michel iba a participar como narrador de la obra. Por úlitmo, en el Palacio de Quintanar, acogerá una exposición en recuerdo al titiritero segoviano a cargo de Ángel Haro, y se desarrollarán varios talleres.

Michel, director artístico

El nombre de Julio Michel figura en la organización de Titirimundi 2018 como director artístico porque sus compañeros tomaron la decisión de mantener las compañías que él ya tenía programadas que “eran un porcentaje muy importante” y son “auténticas joyas del patrimonio” del teatro de títeres como “puch and judy, pulcinella, el circo de las pulgas” o el uso del cuerpo para crear figuras del artista peruano Hugo Suárez.

Marián Palma también destacó que Michel también apostó por uno de los grandes montajes de esta edición, Circo Rasposo que une, en su espectáculo ‘La dévOreé’, el circo moderno con “la mezcla de teatro, acrobacias impecables que son pura poesía que se quedan en la retina” dentro de un gran formato como es la carpa que quedará instalada en la plaza de toros de San Lorenzo.

Titirimundi también se rinde a los espectáculos en pequeño formato, en espacios en los que “al entrar ese envoltorio que le da un valor añadido”, como ‘La Méandre’ con funciones para sólo 12 espectadores en una caravana donde se combinan las artes digitales, la música y el teatro de objetos. Palma también remarcó la presencia, desde los Países Bajos, de Vicente Rooij, con un montaje que transcurre dentro de la mitad de un auténtico aeroplano Antonov2.

La directora del Festival Internacional de Títeres de Segovia explicó que “siempre hemos tenido mucha referencia francesa” por la excelente relación que Julio Michel tenía con los festivales y las compañía del país galo. Palma hizo referencia a la compañía Bakélite que ofrecerá en Segovia dos montajes diferentes: ‘Braquaje’ e ‘Invasores’, y al espectáculo circense ‘Culbuto’.

La alcaldesa de Segovia, Clara Luquero; el presidente de la Diputación, Francisco Vázquez; la directora general de Políticas Culturales, Mar Sancho, y la subdelegada del Gobierno en Segovia, Pilar Sanz, coincidieron en destacar que esta edición de Titirimundi va a ser más especial que nunca y con un valor añadido de emotividad, gratitud y de recuerdo para el que fue su fundador y director durante tres décadas. Además remarcaron el compromiso de sus respectivas administraciones con el festival que transforma la ciudad de Segovia en una gran escenario al aire libre, marcado por la alegría y la creatividad.

Titirimundi en cifras

El XXXII Festival de Títeres de Segovia tendrá lugar del 10 al 15 de mayo con un total de 473 funciones, de las que 393 se desarrollarán en Segovia capital, a cargo de 33 compañías procedentes de 14 países. Titirimundi cuenta con un ejército formado por un centenar de voluntarios y una organización formada por más de diez personas.

Marián Palma explicó que el presupuesto para este año estará en torno a los 262.000 euros. La Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Segovia aportan 100.000 euros cada uno. A lo que hay que sumar los 35.000 euros de la Diputación Provincial. La aportación del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, a través de subvenciones de libre concurrencia, no se resolverá hasta el mes de julio pero, en 2017, fue de 32.600 euros.

La directora de Titirimundi comentó que para la organización está siendo una solución importante para conseguir aportaciones de la financiación privada que las empresas y las marcas puedan patrocinar espectáculos y compañías concretas, que queda reflejado en el programa de mano del festival.

Extensiones

La extensión provincial de Titirimundi, patrocinada por la Diputación de Segovia, arrancará el 4 de mayo en las localidades de La Lastrilla y Nava de la Asunción, que este año duplica el número de actuaciones llegando con diez compañías a un total de 31 municipios hasta el 20 de mayo. Además, de los tres montajes de gran calidad que actuarán en el teatro Juan Bravo.

Titirimundi también estará presente en siete localidades de Castilla y León con 18 compañías y 33 actuaciones en Arenas de San Pedro, Candeleda y Ávila capital y las ciudades de Burgos, León, Salamanca y Zamora. La directora de Políticas Culturales destacó la importancia de Titirimundi como uno de los grandes festivales de Castilla y León y “uno de los más originales de Europa”, que busca “otra faceta fundamental” con la participación de los alumnos de los centros educativos de Segovia en Titiricole, que es “un prolongación natural del festival”