El candidato a rector de la Uva, Ángel Marina García-Tuñón, aseguró que es ”incomprensible” que la actual dirección del Centro no tenga preparada la inversión necesaria para la infraestructura de la segunda fase del ‘María Zambrano’ de Segovia, cuando para ello estaba previsto la entrega de la segunda fase en el mes de junio-julio y por lo tanto no se pueda hacer posible el uso del curso académico 2018-2019.

 

Ángel Marina explicó que es “injustificable” proyectar “una obra de esta naturaleza” sin tener previsto la dotación del interior del nuevo edificio en materiales, equipación educativa y laboratorios, y especialmente para el salón de actos que es una de las actuaciones que va a requerir un mayor presupuesto. El candidato también calificó de “una ligereza absolutamente impresentable” las palabras del actual rector de la UVa, Daniel Miguel, asegurando que “sacará el dinero porque sabe a qué puertas hay que tocar para que se lo den”.

Marina argumentó que si gana las elecciones, “al día siguiente de la toma de posesión”, iniciará un proceso de negociación con la Junta de Castilla y León “claro, transparente y fundamentado” sobre las aportaciones presupuestarias de la Administración regional para que “se asuma realmente lo que requiere una universidad pública”. En su opinión, no será “negociación fácil” pero hay que negociar porque “es algo incuestionable” que la Universidad de Valladolid “no puede mantenerse con este nivel presupuestario”.

El candidato a rector de la UVa también lamentó que en España nunca se haya visto la educación como una “necesidad de Estado” aludiendo a todo tipo de circunstancias “tampoco justificadas” que han impedido que los partidos políticos se hayan puesto de acuerdo en algo “tan primario como el modelo educativo que se quiere”.

La escasez presupuestaria que arrastra la universidad española, incluida la UVa, se debe, según Marina, a marcar “como dogma de fe” que la administración pública sólo tiene que sufragar el capítulo de personal y “esto no tiene que ser así” y hay que replantear la aportación presupestaria a la universidad, donde se realiza la mayor parte de la investigación que se hace en España.

Según aseguró el propio Ángel Marina la candidatura que encabeza quiere dar un vuelco a la imagen de la UVa “como institución en la forma y en el fondo”, afrontando problemas como el presupuesto y la situación de los profesores asociados y ser “capaces de dar otra imagen a la sociedad”, en unos tiempos en los que la universidad pública no pasa por su mejor momento “al hilo de acontecimientos que son de sobra conocidos”.