El madrileño monseñor César Augusto Franco Martínez (Piñuecar, 1948) ha sido nombrado  por la Santa Sede nuevo obispo de Segovia, en sustitución de Ángel Rubio, que ocupaba el cargo desde 2007 y presentó su renuncia el pasado 18 de abril al cumplir 75 años. César Augusto Franco es doctor en Teología por la Universidad Pontificia de Comillas y después de una larga trayectoria pastoral en varias parroquias de Madrid, fue nombrado en 1996 obispo auxiliar de Madrid. Actualmente es el presidente de la Comisión de Enseñanza y Catequesis de la Conferencia Episcopal.

Ángel Rubio Castro (Guadalupe, Cáceres, 1939) envió a la Santa Sede su carta de renuncia tras cumplir la edad de jubilación (75 años) el pasado 18 de abril. Desde entonces ha permanecido a la espera de que la autoridad eclesiástica le comunicara la autorización de su marcha, tal y como acaba de suceder, siete años después de ponerse al frente de la Diócesis segoviana.

Precisamente el pasado 3 de octubre, en declaraciones a la prensa con motivo de la apertura de la torre de la Catedral tras cuatro siglos cerrada a las visitas, reconocía que todavía estaba a la espera de que el papa se pronunciara sobre su marcha. Rubio, que el pasado 26 de julio cumplía sus ‘bodas de oro’ sacerdotales (fue ordenado el 26 de julio de 1964 en Toledo), recibió la consagración episcopal de manos de Antonio Cañizares el 12 de diciembre de 2004; poco antes, el 21 de octubre, fue nombrado obispo auxiliar de Toledo, de cuya catedral era canónigo entonces. Su designación como obispo de Segovia se produjo el 3 de noviembre de 2007, aunque hasta el 7 de diciembre de aquel año no tomó posesión de este cargo que ahora deja por edad.

El ya nuevo obispo, en declaraciones transmitidas a los medios a través de una grabación ha manifestado su “profunda gratitud ante la confianza del Vaticano a la hora de poner en sus manos la Diócesis de Segovia” y además reconoció haber mandado una carta a su predecesor para, entre otras cosas, le remita sus saludos y muestras de afecto a todos los segovianos,incluídos los que profesen otras confesiones religiosas.