Las Cortes de Castilla y León han ratificado por unanimidad el convenio suscrito entre la Comunidad y Madrid para abaratar la movilidad de los residentes en las provincias de Segovia y Ávila, con una duración de cuatro años. La Junta aprobará 7,49 millones de euros, lo que supone el 82 por ciento, frente al 18 de la comunidad vecina, con 1,34 millones.

El acuerdo, aprobado por el Consejo de Gobierno y firmado en abril, fue presentado ante el pleno por el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones. El mismo permite la continuación en la colaboración entre las dos administraciones en materia de movilidad que venía produciéndose desde que fue suscrito el primer acuerdo en el año 2005. La distribución de porcentajes se basa en los flujos existentes entre los residentes en Segovia, Ávila y Madrid y es fijada en proporción a la actual adquisición de los abonos mensuales a los operadores.

“La finalidad es dar respuesta a las necesidades de movilidad”, explicó el consejero, que destacó la reducción del precio a través de la bonificación de las tarifas que se compensan a las empresas, así como el acuerdo con las plataformas de usuarios. “Un convenio en coordinación de dos comunidades en un servicio básico”, describió.

El convenio da respuesta a las necesidades de residentes en las zonas limítrofes de ambas comunidades y tiene como premisa el logro de la máxima reducción del precio en el trayecto Ávila y Segovia con destino Madrid y viceversa. El nuevo modelo de tarifas fue implantado en octubre de 2016, y desde entonces viene produciendo un ahorro medio anual aproximado superior a los 1.000 euros por usuario, según el tipo de bono que se utilice y la distancia a Madrid.

De esta forma se asegura a los ciudadanos de Ávila y Segovia la continuidad de los beneficios en el servicio de transporte público, y mejorando significativamente las condiciones económicas en los precios de bonos tanto de jóvenes como de adultos, contribuyendo a la fijación de población en dichas provincias.

La bonificación en el precio del abono transporte, ha supuesto una reducción del 63 por ciento en los bonos ordinarios y un 84 por ciento en el bono joven. Las nuevas tarifas son de 105 euros para los usuarios del bono ordinario desde Segovia y 85,5 euros desde Ávila, frente a las anteriores de 250 y 230 euros respectivamente. Además, la tarifa para los menores de 26 años que utilicen el bono joven desde ambas provincias es de 40 euros mensuales.

Convenio insuficiente

“Bien, pero podría mejorar”, valoró el procurador de IU, José Sarrión, que puso como pega que el precio del tren sea superior al de autobús y se olvide de ese transporte. “Este convenio se ha quedado corto”, definió después Belén Rosado (Ciudadanos), que valoró el esfuerzo económico realizado por la Junta, pero defendió que se hubiera recogido las demandas de las plataformas.

Por su parte, Natalia del Barrio (Podemos) estimó que “se ha escuchado muy bajito” a las plataformas, aunque porque se trata de un beneficio de mejora del servicio para los usuarios avanzó el voto a favor, con el mismo argumento que antes habian ofrecido Sarrión y Rosado.

El socialista José Luis Aceves incidió también en que no se hayan recogido las peticiones de las plataformas y echó en falta que no se haya negociado un abono especial para segovianos y abulenses como existe con usuarios de Castilla-La Mancha en su trasladó a Madrid.

“Se ha hecho un esfuerzo importante y vamos a aprobar un convenio muy bueno para Ávila y Segovia”, anotó el ‘popular’ Vidal Galicia, para quien se avanza y se recogen peticiones de las plataformas. El procurador argumentó que el acuerdo con Castilla-La Mancha es distinto porque los estudiantes de ambas provincias van directos a la universidad y no necesitan recorrer Madrid con un bono especial.