El Servicio Público de Empleo Estatal ha hecho hoy públicos los datos de inscritos en las listas del paro que determinan un ligero aumento en Segovia con respecto al mes anterior (+130) hasta alcanzar las 10.196 personas (+1,29 por ciento). Del total, 4.710 son hombres y 5.486 mujeres. La buena noticia llega en el interanual: Segovia es la provincia de Castilla y León que más descenso acumulado soporta con un 11,86 por ciento de parados menos que hace un año para alcanzar 1.372 desempleados menos que en el mes de diciembre anterior. De los 10.196 parados que en la actualidad permanecen apuntados en las listas de empleo, 1.038 son menores de 25 años y 9.158 mayores de esa edad. Además, 938 no han tenido un empleo con anterioridad (298 hombres y 640 mujeres).

Por sectores y en el último mes, el aumento de parados más acusado se produce en Agricultura (de 959 a 1.033 lo que supone un 7,22 por ciento) y Servicios, con un ascenso del 1,69 por ciento (6.563 parados por 6.454 del mes anterior).  En esta oportunidad es el colectivo ‘sin empleo anterior’ el que lidera la mejora en el empleo con 48 nuevos trabajadores (de 986 a 938 parados) y  la  construcción también ayuda pasando de 911 desempleados a 906 lo que significa un 0,55 por ciento). En el sector de la industria los datos son exactamente los mismos que el mes anterior con 756 apuntados en las listas del paro. 

 En el ámbito nacional, la tendencia es diferentes a la de la Comunidad Autónoma y se ha producido un descenso del 0,65 por ciento en el conjunto del país, con 27.071 trabajadores menos en las listas del paro. En España la cifra supera los 4,1 millones.

Autónomos

El mes de noviembre de 2015 ha supuesto una caída de 103 autónomos en la provincia, según destaca el presidente de CEAT-Segovia, Jesús Manso. El número total se queda en 14.784.

En sintonía con CEOE, la FES ha valorado estos resultados y ha querido insistir, de cara al Gobierno que salga de las urnas el próximo 20 de diciembre, “en la importancia de contar con las empresas en el proceso de recuperación y en acometer adaptaciones y reformas, sobre la base del diálogo y la concertación social, que permitan disponer de un marco normativo que contribuya a incrementar la competitividad de las empresas y su adaptación al ciclo económico y con ello la creación de empleo de forma sostenida”

“Los cambios deben favorecer la reactivación económica y la flexibilización de las condiciones en las que desarrollan su actividad las empresas, para mejorar su capacidad de adaptación a la realidad cambiante y hacer posible que el crecimiento se traduzca en creación de empleo. Asimismo, es fundamental continuar facilitando el acceso de las empresas a la financiación y evitar que incrementos de los costes laborales obstaculicen la creación de empleo o redunden en pérdidas del mismo”, aseguran desde FES.