Hoteles sin una sola habitación libre. Restaurantes que siguen dando comidas a las cinco de la tarde. Un enjambre de personas que llena Fernández de Landreda y Alcázar que recibe más visitas que en toda su historia. El buen tiempo y el largo Puente del Pilar animaron a los turistas a acercarse a Segovia y la ciudad ha logrado batir su propio récord de visitantes en un sólo fin de semana, al menos desde que se lleva un registro. Así lo demuestran los datos del Ayuntamiento que, por ejemplo, contabilizan un incremento en el número de visitas al Alcázar del 40% respecto al mismo fin de semana del año pasado. En total, 12.620 personas que acudieron a conocer la fortaleza militar entre el viernes 9 y el lunes 12 de octubre. El pico más alto se registró en la jornada del domingo, cuando 4.463 personas visiban el Alcázar y el Centro de Recepción de Turistas atendía a 6.140.

Otros datos positivos son que el autobús turístico ha duplicado el número de viajeros respecto al mismo fin de semana del año pasado (652 frente a 330) y de las visitas guiadas, que se incrementan en un 74,88%. En cuanto a la procedencia de los turistas, la mayoría son españoles y, de ellos, destaca el número de valencianos y madrileños.

Los datos del Ayuntamiento no hacen sino confirmar lo que los autóctonos notamos al pasear este fin de semana por el centro de la ciudad: estaba todo abarrotado. Todos los hoteles y los aparcamientos subterráneos del centro colgaron pronto el cartel de ‘completo’. Pasadas las cinco de la tarde del sábado y el domingo los restaurantes seguían dando comidas y en el Centro de Recepcion de Visitantes (en el Azoguejo) no daban a basto para atender a los viajeros que solicitaban información. “El Centro estaba trabajando al cien por cien de su capacidad, calculada exactamente en 7.762 personas”, reconoce el alcalde. De hecho, según ha explicado Arahuetes, los trabajadores se vieron obligados a colgar la información turística en las puertas del Centro para evitar que más personas se acercaran a los mostradores.

En fin, un respiro para comerciantes y hosteleros en medio de la crisis económica.

DEJA UNA RESPUESTA